Home » Psicología infantil

¿Qué hacer para evitar que la televisión se convierta en un hábito negativo en su hijo?

8 mayo 2011 No Comment

Qué hacer para evitar que la televisión se convierta en un hábito negativo en su hijo?Si tiene un televisor y una videocasetera en su casa, puede estar seguro que se convertirán en una parte importante de la vida de su hijo y le enseñarán muchas cosas, unas buenas y otras malas

Por ello, es necesario saber administrar ese recurso de la mejor manera posible Sin embargo, surgen las siguientes interrogantes: ¿Qué pueden hacer los padres para que sus hijos se veanbeneficiados y no perjudicados por ver televisión? ¿Cuánto tiempo deben ver televisión? ¿Qué hacer para evitar la adicción televisiva?

Es recomendable que los niños menores de dos años no vean televisión. Sin embargo, durante la etapa preescolar, los programas educativos que ofrece la televisión pueden resultar beneficiosos para su hijo al ponerlo en contacto con las letras, los números y otras experiencias que no podría tener de otra forma.

En cuanto a los dibujos animados, que muchos padres consideran como inofensivos para sus hijos, en el fondo, algunos de ellos no lo son principalmente aquellos donde existe un héroe y los “malvados”. Estos personajes usualmente se atacan entre sí con armas letales y luego surgen como si nada para continuar la lucha. El niño, expuesto a este tipo de programa, se volverá insensible a la violencia.

La televisión también expone muchos programas donde se puede observar personas consumiendo drogas, alcohol y hasta practicando el sexo y presentan estas acciones como divertidas y emocionantes sin mostrar las consecuencias de las mismas como personas enfermas de cáncer en el pulmón, mujeres que quedan embarazada sin desearlo entre otros. Debido a ello, el niño puede desarrollar una visión distorsionada sobre cómo debe afrontar estas situaciones en su propia vida.

Del mismo modo como el niño piensa que los héroes son reales así mismo creerá que todos los anuncios provenientes de la televisión (juguetes, galletas azucaradas, etc.) muestran mensajes auténticos lo cual generará necesidades completamente ficticias. El niño cada vez que salga querrá el último juguete que vio en la televisión o querrá comprar la galleta azucarada de tal marca.

Este consumo de alimentos, ya sea muy azucarado o muy salado, debido a los anuncios de la televisión, puede provocar que su hijo se interese más por la “chucherías” que por los alimentos saludables. Además de aumentar sus posibilidades de volverse obeso.

El estar tanto tiempo sentado frente a la televisión le resta el tiempo para jugar; actividad que requiere realizar para lograr un desarrollo mental y social adecuado. Sólo a través del juego logrará relacionarse con otros niños e irá adquiriendo habilidades, facultades y experiencias importantes para su edad, como la comunicación, creatividad, fantasía, sentido común

Cómo actuar

  • Establecer límites. Un niño mayor de dos años no debe ver más de una o dos horas de televisión al día. No resultará fácil, pero lo mejor es empezar desde que el niño es pequeño y no imponerse luego cuando es grande.

  • Tomar el tiempo para elegir los programas que pueden ver los hijos (y explicarle las razones por las cuales no ve los otros) y cuando termine el programa seleccionado, se debe apagar el televisor.

  • Invitar a su hijo a que comparta actividades divertidas y constructivas con usted, tales como leer, jugar a cartas o en el patio, pintar, ayudarle a preparar la cena, hacer torres o ir a ver a un amigo.

  • Elogiar a su hijo cuando se divierta sin depender de la televisión y ser un buen ejemplo limitando el tiempo que uno le dedica a ver la televisión.

  • No usar la televisión como una recompensa ni su prohibición como un castigo para evitar que el niño lo vea la televisión como algo atractivo.

  • Retirar el televisor o instalar algún sistema de control que sólo permita sintonizar ciertos canales.

  • No permitir que la televisión se convierta en la niñera de su hijo.

  • Criticar a los personajes que beben alcohol, fuman, consumen drogas o va en carro sin el cinturón de seguridad de esta forma su hijo empezará a reflexionar sobre su comportamiento y a cuestionarlo en vez de aceptarlo automáticamente.

  • Cuestionar los estereotipos negativos o falsos de cualquier tipo: sexuales, étnicos, religiosos o culturales.

  • Enseñar a sus hijos que los anuncios no son lo mismo que los programas y que el único objetivo de la publicidad es conseguir que él desee tener algo que no tiene.

  • Únirse a grupos o asociaciones que trabajan para mejorar la programación o en contra de la violencia televisiva en su localidad, únase a coaliciones

Sólo las familias y los niños que tengan una buena educación en torno a los medios de comunicación, estarán en condiciones para hacer frente a la influencia negativa de los mismos y aprovechar sus beneficios.

Recuerde que la televisión no debe sustituir nunca la lectura, el juego con otros niños o los paseos familiares ni muchos menos convertirse en la niñera de su hijo.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.