Home » Sin categoría

Mi hijo es sonámbulo: ¿Qué hacer?

6 Noviembre 2014 No Comment

sonambuloMuchos padres quedan perplejos cuando descubren que sus hijos sufren de sonambulismo.

De pronto ven a su hijo sentarse en la cama, levantarse, caminar por la casa, abrir y cerrar puertas, entre otras acciones, mientras está parcialmente dormido y se preguntan ¿Qué deben hacer? ¿Deben despertarlo o no?

A continuación se explica las causas, características y cómo debe ser controlados.

Las causas del sonambulismo

Un niño puede tener episodios de sonambulismo durante una etapa de sueño profundo, que sucede en las primeras horas de la noche, y suele durar tan solo unos segundos, o pocos minutos.

La causa biológica es aún desconocida; sin embargo, se cree que puede deberse a la inmadurez del sistema nervioso central, o, en ciertos casos específicos, se puede tratar de un trastorno producido por estados febriles, un cambio en los patrones regulares de sueño o, inclusive, por la genética.

Por suerte, este trastorno de sueño, que generalmente ocurre entre los cinco y 12 años de edad y más frecuente en varones que en las niñas, suele desaparecer antes de que el pequeño entre en la etapa de la pubertad.

Características

Usualmente, un niño que presenta este trastorno, suele hacer lo siguiente:

■ Mantener los ojos abiertos y la mirada fija, aparentando estar despierto, y con una expresión facial ausente.
Hablar o susurrar algunas palabras o frases confusas.

■ Mostrar una imposibilidad para escuchar, en caso de que se le hable o se Fie intente despertar durante un episodio.

■ Incapacidad para recordar lo sucedido.

■ Proyectar una imagen decaída y cansada.

¿Cómo controlarlo?

■ Consultar a un médico. En algunos casos, puede haber un problema médico subyacente: piernas inquietas, convulsiones o apnea obstructiva de sueño, y un tratamiento oportuno puede detener el sonambulismo.

■ Controlar el sueño. Conocer las horas en las que el niño se acuesta y se despierta es crucial, ya que los episodios tienden a suceder en el mismo momento, y duran siempre más o menos lo mismo.

■ Crear un horario. El sueño también debe tener su horario; de esta manera, se asegurará que el niño obtenga el descanso que necesita para sentirse bien y con energía durante todo el día.

■ Practicar relajación. Un pequeño estresado, puede ser fácilmente sonámbulo. Es importante reducir su estrés con técnicas de relajación, que pueden incluir respiración profunda y meditación.

■ Evitar ciertas comidas. La cafeína y el azúcar en exceso, pueden interferir con la calidad de sueño, y dar pie al sonambulismo. Es necesario que el niño tenga una ingesta balanceada.

La paciencia es clave

Mientras que unos episodios pueden ser tranquilos, otros llegan a ser muy agitados. Sea cual sea la reacción del niño, hay que tranquilizarlo, sin gritarle ni intentar despertarlo, y dirigirle de nuevo a la cama.

Por otra parte, si los episodios son rutinarios, se debe cuidar su alrededor, retirando cualquier mueble u objeto con el que se pueda lastimar, cerrar ventanas y puertas con llave y, si se tienen escaleras, sería necesario colocar un mobiliario que impida su paso.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.