Home » Headline - Lo nuevo

Sistema inmunológico en los niños ¿Cómo reforzarlo?

18 noviembre 2013 No Comment

sistema inmune en los niñosMuchos padres se preocupan por el hecho que sus hijos viven constantemente enfermos a causa de dolencias infecciosas (catarros, gripe, etc.) y se preguntan por la causa de esta situación.

Puede que la respuesta se encuentre en el sistema inmune, inmunológico o defensivo del niño el cual se desarrola desde el vientre materno y es la barrera contra muchas enfermedades.

Sin embargo, surgen las siguientes interrogantes. ¿En qué consiste, exactamente, el sistema inmunológico? ¿Cómo podemos reforzarlo en un niño?

Inmunidad en desarrollo

Los niños comienzan a producir anticuerpos aproximadamente a los seis días después de su nacimiento, y si toman leche  materna,  también los  reciben;  esto es una protección natural llamada    inmunidad materna, que se va agotando alrededor de los seis u ocho meses.

Sin embargo, el sistema inmune del niño seguirá creciendo, y para cuando tenga un año de edad, ya contará con un nivel de inmunidad adulta para algunas enfermedades. Las defensas de los pequeños, en un 70% se encuentran en los intestinos, trabajando como una puerta para proteger al cuerpo contra las bacterias, los virus, y los llamados antíge-nos, que pueden ser causantes de enfermedades.

Ingesta regulada

Ciertos nutrientes contribuyen con el sistema inmunológico, porque forman un intestino sano, y promueven el desarrollo de las células y anticuerpos; por eso, una dieta equilibrada es esencial para lograr un fuerte sistema de defensas. Los alimentos integrales y una nutrición de alta calidad, evitan las deficiencias alimenticias que facilitan las infecciones, y la proliferación de virus y bacterias.

Alteraciones de cuidado

Un niño puede nacer con un trastorno inmunológico, o contraerlo después de su nacimiento. En el primer caso, se trata de las llamadas enfermedades inmunodeficientes primarias, que son hereditarias. Estas alteraciones se manifiestan a través de condiciones recurrentes, como infecciones auditivas que se repiten por un largo tiempo. Los trastornos más comunes incluyen fiebre reumática, daño de válvulas cardiacas, artritis juvenil, o artritis psoriásica, que causa inflamación articular y también hace patente la psoriasis y, por último, la llamada esclerodermia, que consiste en el endurecimiento de la piel y de las membranas mucosas.

Cada desorden tiene un tratamiento diferente. Los pequeños que contraen el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH), bien sea a través de una transfusión de sangre o por su madre, pueden ser tratados con drogas antirretrovirales, pero las consecuencias serán visibles, ya que en estos niños serán lentos los procesos de aprendizaje para gatear, caminar y hablar.

¿Cómo fortalecerlos?

■ La leche materna provee un equilibrio nutricional completo, con ácidos grasos esenciales. Es importante lactar a los bebés al menos durante seis meses.

■ Los suplementos que contienen aceite de hígado de pescado y otras bebidas nutritivas, son altamente recomendadas para el desarrollo del organismo.

■ La dieta ideal para el desarrollo de los niños comprende verduras y frutas frescas, frutos secos, semillas, legumbres y cereales integrales.

■ Los lácteos, el azúcar, los alimentos fríos, las gaseosas, el pollo, la comida precocina-da y el exceso de frutas, pueden empeorar condiciones como las infecciones de oídos, boca, problemas digestivos, cólicos y alergias a ciertos alimentos.

■ Los palitos de verduras, pinchos de frutas, galletas de arroz, pan, jugos de frutas y postres caseros, son buenas alternativas para garantizar la calidad y variedad en las meriendas de los pequeños; de esta manera, será más sencillo evitar que tengan contacto con la comida chatarra.

Los si y los no

Las vacunas son de gran ayuda, puesto que introducen antígenos dentro del cuerpo del niño, sin enfermarlo. Los linfocitos y las células de la médula ósea, producen anticuerpos que se adhieren a los antígenos e impiden que hagan daño; esto se asimila como un patrón repetitivo, por lo que cuando sea necesario combatirlos nuevamente, ya los anticuerpos estarán listos para desactivar las células dañinas.

Los antibióticos, por su parte, deben suministrarse con mucho cuidado, puesto que se ha comprobado que pueden dañar y debilitar seriamente el sistema inmunológico, y también construyen una resistencia contra el efecto de otros medicamentos.

Por último, uno de los factores más importantes y vitales, que también fortifica el sistema inmune, es el amor y la atención, pues al abrazar, masajear, acariciar y besar a los niños regularmente, se garantiza una estabilidad emocional que contribuye directamente con la inmunidad y salud general en el organismo.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.