Home » Sin categoría

Sarampión en los bebés y niños

2 Mayo 2011 No Comment

El sarampión (Morbilli) es una enfermedad infecciosa, contagiosa y epidémica, causada por un paramixovirus.

Se contagia a través de las gotitas que expulsan las personas infectadas al hablar o al respirar. Toda persona que inhale estas gotitas y no sea inmune a la enfermedad puede contraerla.

Esta enfermedad suele aparecer luego de un período de incubación de10 a12 días. El peligro de contagio desaparece después que se manifiestan los primeros síntomas similares al resfriado. El sarampión confiere inmunidad para toda la vida.

 

Síntomas
* Elevada fiebre (39 °C)
* Tos
* Secreciones nasales
* Dolores de cabeza.
* Conjuntivitis (fotofobia)
* Erupción cutánea (primero de color rojo claro y evoluciona hacia la coloración lila-rojiza)

Es importante señalar que al inicio presenta síntomas muy similares a un resfriado común, pero al tercer o cuarto día vuelve a subir la fiebre y aparece la erupción cutánea que afecta a la zona posterior a las orejas y al rostro, luego se extiende por todo el cuerpo. Por lo general esta erupción dura entre uno y dos días.

 

Diagnótico y tratamiento
El pediatra debe examinar a su hijo para poder determinar si se trata efectiamente de sarampión, ya que muchas condiciones pueden empezar del mismo modo que el sarampión, y, además, esta enfermedad se puede complicar (por ejemplo, con una neumonía). Por ello es conveniente que el pediatra le dé a su hijo un seguimiento de cerca.

Si su hijo tiene mucha tos, el médico recetará un jarabe homeopático que alivie las crisis, pero podrá prescribir de fármacos.

 

Recomendaciones
– No dejar que su hijo salga de la casa (excepto para llevarlo a la consulta del pediatra) y tratar que guarde cama durante los primeros días.
– Mantenerlo alejado de las personas que no sean inmunes a la enfermedad.
– Darle a beber mucho líquido incluyendo infusiones con glucosa.
– Reducirr la fiebre con acetaminofén o mediante compresas frías en las pantorrillas
– Mantener la habitación de su hijo en la penumbra durante los primeros días de la enfermedad ni debe ver televisión, ya que debido a la conjuntivitis que suele acompañar al sarampión, hace que le duelan los ojos cuando se vea expuesto a la luz.

 

Prevención
Casi todos los niños que reciben dos dosis de la vacuna “triple vírica” (MMR, contra el sarampión, la rubéola y las paperas) después de cumplir un año, son inmunes al sarampión de por vida. Por allí la importancia de administrar una dosis de refuerzo, a los cinco años de edad o bien cuando el niño inicie la enseñanza secundaria (entre los once y los doce años).

S todavía no ha cumplido un año o tiene el sistema inmune debilitado, se le puede dar un tipo de inmunoglobulina (gammaglobulina) hasta seis días después de la exposición lo cual le protegerá de la infección, pero no le proporcionará inmunidad para el futuro.

Si se trata de un niño mayor de un año no vacunado, pero que ha estado expuesto al contacto con niños enfermos de sarampión, se podrá proteger si es vacunado inmediatamente, a más tardar durante los dos días siguientes.

 

Complicaciones
Acudir inmediatamente al médico tan pronto como su hijo tenga dolores de oído o muestre posibles síntomas de una neumonía (tos seca, respiración agitada) o de una meningitis (cefaleas, rigidez de la nuca, obnubilación).

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.