Home » Guía de salud para la futura madre, Otros temas del embarazo

La importancia de la revisión de los 40 días

12 abril 2013 No Comment

revisión postpartoDespués del largo periodo de espera, con tantas pruebas, ecografías y análisis, ya tienes a tu bebé en brazos. A partir de ahora, él se convierte en lo más importante; sin embargo, no debes descuidar tus propias revisiones.

Cuando te den el alta en el hospital, te aconsejarán acudir al ginecólogo en unos 40 o 50 días por término medio. Si existe cualquier sospecha de que se pueden presentar complicaciones, o bien la madre está preocupada por alguna incidencia durante el puerperio, se puede adelantar la cita con el ginecólogo o acudir a urgencias.

El motivo de fijar la cita en 40 días es dar al organismo el tiempo necesario para volver a la normalidad.

Qué examinarán

En esta consulta, el médico hará un repaso a tu historial en función de tus antecedentes familiares, la evolución del embarazo, el parto, el puerperio y el estado del bebé. Te preguntará acerca del tiempo de duración de los loquios (pérdidas de sangre y restos de mucosa uterina), si has tenido o tienes molestias en el pecho y si ya tuviste la primera regla tras el parto. Una vez que das a luz, puedes volver a menstruar pasados unos 30 o 40 días, aunque si estás dando el pecho a tu bebé, es posible que pasen varios meses (nueve, diez, un año…) o, incluso, que no tengas la regla hasta que no dejes de amamantar a tu pequeño.

También, en esta primera cita ginecológica tras la cuarentena, el especialista llevará a cabo un reconocimiento que consiste en pesarte y tomarte la tensión arterial. Además, te realizarán los siguientes controles:

Exploración ginecológica Se comprueba la involución uterina. Tras el parto, el útero disminuye durante las primeras horas de forma rápida, cerrándose así los capilares y los vasos sanguíneos para evitar que se pueda producir una importante hemorragia. Después de los 40 días del parto se espera que la cavidad uterina haya recuperado ya su estado anterior a la gestación.

Examen vaginal: te realizarán una citología del exudado vaginal para descartar cualquier infección. Examen de los genirales externos, comprobando la correcta cicatrización de la episiotomía, o bien de la cesárea cuando se ha practicado.

Examen de las mamas: El médico explora los pechos para determinar la posible existencia de bultos o durezas. También palpa el hueco de la axila para verificar que no hay nada anómalo. En el caso de las mujeres que están amamantando a sus bebés, los pechos pueden presentar ciertas peculiaridades, pero es igualmente importante que si se nota algún bulto, se comunique al médico, sin dar por hecho que se trata de algo sin importancia.

Otras pruebas adicionales: También, entre las pruebas que suelen realizarse, se encuentran una analítica de sangre y, eventualmente, una ecografía ginecológica.  Con el análisis de sangre se descartará una anemia y comprobarán tus niveles de colesterol. A través de la ecografía se descubrirá si existe algún problema ginecológico como quistes en los ovarios, miomas…

Pautas a seguir

Estas primeras visitas al ginecólogo o a la matrona son el momento ideal para que consultes cualquier duda o preocupación, pero, además, el especialista aprovecha para insistir en los consejos que te habían dado antes de abandonar el hospital.

Alimentación:
• Debe ser semejante a la del embarazo, con una ingesta suficiente de calorías, pues dando el pecho hay un mayor gasto energético (por lo que la grasa acumulada en la gestación se moviliza y desaparece antes).
• El aporte de fibra evitará el estreñimiento.

Higiene:
• Es conveniente la ducha diaria, evitando los baños de asiento y las duchas vaginales.
• La higiene del periné debe realizarse con agua y jabón y mantener luego la zona bien seca.

Vestimenta:
• Puede recomendarse la faja puerperal, según evolucione tu abdomen.

Actividad física:
• Se incrementará de forma gradual.
• Para fortalecer el suelo pélvico, se aconseja continuar con los ejercicios de Kegel que te enseñaron en los cursos de preparación al parto. Si sufres incontinencia urinaria, acude a un fisioterapeuta para que te ayude a fortalecer el perineo.
• Para hacer ejercicios abdominales hay que esperar varias semanas. Consúltalo con tu médico.

Suplementos farmacológicos:
• Todas las madres que dan el pecho deben tomar un suplemento de yodo de 100 a 200 microgramos al día. Esta medida tiene la intención de evitar el déficit de yodo durante la infancia, que puede causar alteraciones de tiroides, bocio, problemas escolares y, en los casos más graves, retraso mental.
• En función del estado de la madre, pueden recomendarse fármacos antianémicos durante una temporada.

Cuando hay complicaciones

Durante este periodo del posparto pueden surgir complicaciones. Entre las más comunes se encuentran: infección puerperal, infección de la herida quirúrgica (episiotomía, herida operatoria), mastitis (abscesos mamarios), hemorragia genital (restos placentarios, pólipo placentario), tromboflebitis, hipertensión…

Es importante vigilar si aparecen fiebre o escalofríos, si los loquios resultan malolientes, si hay dolor abdominal intenso o si se ha producido una hemorragia genital importante. También será fundamental observar la existencia de signos inflamatorios locales en las mamas, las piernas, la episiotomía o la herida abdominal en caso de cesárea. En cualquiera de estas situaciones, o si aparece otra complicación distinta, se aconseja acudir a un Servicio de Urgencias y no esperar a la cita ginecológica prevista.

Tenlo en cuenta

Los médicos aconsejan esperar al final de la cuarentena para reanudar las relaciones sexuales con penetración. Mientras, y siempre que el cansancio y demás molestias posparto te lo permitan, puedes optar por otro tipo de juegos sexuales.

Si no quieres quedarte embarazada inmediatamente, no te confíes. El hecho de que no te haya vuelto la regla no significa que no puedas quedarte en estado.

La primera ovulación suele producirse “sin avisar”, así que si mantienes relaciones sexuales sin protección anticonceptiva, estás arriesgándote demasiado, pues ya serías fértil de nuevo.

Si la madre da el pecho, los métodos de barrera como el preservativo o anticonceptivos tipo progestágenos hasta el fin de la lactancia son los aconsejados.  Si no amamanta, anticonceptivos hormonales o poner un DIU.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.