Home » Headline - Lo nuevo, Psicología infantil

Fobia escolar ¿Qué hacer?

8 junio 2013 One Comment

fobia escolarMuchos niños se levantan en la mañana y dicen, entre llantos, “no quiero ir a la escuela”.

Esta fobia escolar puede deberse a un sinnúmero de razones.

Entre los motivos que pudieran existir, cuando el niño está pequeño entre dos y cinco años, están los padecimientos físicos o el cambio de ambiente que, en algunos casos, puede ser drástico y tiene que ver con el temor del niño a dejar de ser el centro de atención.

Cuando el niño es grande (seis a once años), la situación puede estar relacionada a un acoso que esté viviendo en el colegio bullying, o temores que tienen que ver con la autoestima, por lo que lo peor que se puede hacer es castigarlo.

Cuáles son los síntomas?

Existen diversas maneras de identificar cuando un niño padece este tipo de temores.
1. Fisiológicos
■ Sudoración excesiva en las manos y el cuerpo.
■ Tensión muscular elevada.
■ Fiebre.
■ Vómitos y/o diarrea.
■ Erupción cutánea generalizada.
■ Alteraciones en la alimentación, inapetencia o excesiva apetencia.
■ Trastornos del sueño.

2. Cognitivos
■ Miedo irracional a todo lo que esté relacionado con la escuela.
■ Sensación de rechazo que desaparece al culminar la jornada académica, y reaparece al día siguiente.
■ Dificultad para es- \ pecificar la conexión de este temor con un hecho concreto.

3. Comportamiento
■ Conducta negativa o violenta.
■ Crisis de gritos o llanto espontáneas e injustificadas.
■ Rabietas al despertar, cuando se le obliga a vestir o desayunar, durante el viaje de ida, al momento de llegar al colegio o de entrar al salón.
■ Conductas perturbadoras en el salón de clases, como no hablar ni interactuar con nadie, o agresiones hacia sus compañeros o maestros.

A continuación, se presenta una serie de recomendaciones que permiten lidiar con su hijo cuando éste no quiere ir a la escuela.

Consejos para que su hijo supere la fobia escolar

Identificar la causa. Al final de la tarde o el fin de semana son los momentos ideales para alentar al pequeño a contar qué es lo que le atemoriza, mostrarle que cuenta con el apoyo familiar, y las herramientas necesarias para superar hasta el peor de los escenarios. Si se trata de algo que se pueda remediar o cambiar, prométele que lo harás.

Ser rigurosos. Es normal que al principio el pequeño muestre resistencia y ponga a prueba la determinación de sus padres, quienes deben mostrarse firmes cada mañana. No es aconsejable preguntarle cómo se siente, porque se le estará brindando la oportunidad de quejarse. Aún si existen dudas sobre su salud, debe ser enviado a clases, aunque llegue tarde.

Visite la escuela Cuando el niño empieza preescolar, jardín de niños o cambió de escuela, es importante que visite con su hijo el centro educativo antes del primer día de clases y acompáñelo, siempre que sea posible, el primer día de clases y pásese algún tiempo en el salón con su hijo. Igualmente positivo resulta hablar con el maestro, para que su hijo pueda ver que a mamá también les gusta esa nueva persona y que no es alguien a quien temer. Si el niño es muy ansioso se aconseja visitar a la escuela y hablar con el maestro varias veces.

En caso que el niño le gustaba la escuela y de pronto no quiere ir Pregunte directamente al niño por que no quiere ir. Resulta positivo, igualmente, preguntarle las razones por las cuales no quiere ir a la escuela. Puede que descubra que se están burlando de él sus compañeros o que ha ocurrido alguna situación que lo avergonzó.

Si es necesario inclusive puede hablar con el maestro para averiguar más concretamente lo que sucedió. Si se trata de un buscapleitos que lo está molestando, puede involucrar a su hijo sin importar lo pequeño que sea y discutir con él las posibles soluciones.

Despídase alegremente En el caso particular de los preescolares, se aconseja despedirlo con alegría. Sin embargo, esto no significa prolongar las despedidas con abrazos muy apretados, besos ni mucho menos decirle “que no debe tener miedo o que nada malo le va a pasar”, ya que el niño puede percibir cierta ansiedad en el padre y pensará que debe haber algo sobre lo cual preocuparse.

La manera aconsejable de despedirlo es dándole un beso rápido y un abrazo y luego diciéndole cuándo regresará. Mantenga una sonrisa en su cara aunque su hijo grite que regrese.

Váyase abiertamente Aunque podría parecer más fácil irse cuando su hijo juega distraídamente, no lo haga, ya que podría resultar traumático para el niño al no saber dónde está su padre o madre. Por ello, se recomienda mejor indicarle al niño que debe irse

Proporciónele fotografías de papá y mamá Una pequeña fotografía de sus padres pegada en un cuaderno o lapiceropuede ser muy reconfortante.

Proporciónele una referencia de tiempo Para que los niños muy pequeños puedan tener una referencia de tiempo yno piensen que la guardería es para siempre, se le puede hablar sobre una actividad que harán juntos esa tarde como, por ejemplo, puede decirle que se detendrán para comprar un bocadillo en el camino a casa, o que le leerá su libro favorito mientras preparan la merienda.

Permítale que lleve su juguete favorito La guardería puede resultar menos atemorizante si su hijo lleva sujuguete favorito, lo cual lo ayudará a hacer la transición más reconfortante para un niño ansioso.

Pregunte al maestro sobre el comportamiento de su hijo Puede que observe con preocupación que, después de algunas semanas, su hijo no mejora y que aún continúa llorando y gritando cuando lo deja. Sin embargo, sería recomendable que pregunte al maestro sobre la conducta de su hijo, ya que pudiera ocurrir que su hijo una vez está fuera de su vista, se tranquiliza y quede jugando felizmente el resto del día.

Comparta sus inseguridades Es importante que su hijo sepa que hubo ocasiones en las que usted se sintió inseguro cuando iba a la escuela como, por ejemplo, cuando se le olvidó algunas líneas en la obra de teatro escolar. Puede reírse de eso ahora y su buen humor le ayudará a aliviar la mente del niño. De esta forma usted demuestra al niño que sobrevivió a algunos problemas de ajuste, y confírmele que él también los sobrevivirá.

Desarrolle algunos incentivos Puede resultar conveniente establezca incentivos si su hijo asiste regularmente y sin problemas a la escuela. Estos incentivos pueden ayudar a que ellos puedan ver la conexión entre hacer su ‘trabajo, ir a la escuela con los privilegios especiales. Ejemplo de incentivos que pudiera utilizar son una visita al zoológico, ir al cine o fiesta con sus amigos.

Elogie a su hijo Resulta positivo elogiar a su hijo cuando cada vez que transcurre el día bien en la escuela, o si se va a la escuela sin protestar

¿Cuándo acudir a un especialista?

Si el niño está presentando alguno de estos síntomas o actitudes, puede estar padeciendo algún desorden de ansiedad que debe ser controlado por un especialista.

■ Dificultad para dormir.
■ Temor a los animales, ladrones o a la oscuridad.
■ Miedo a separarse de los padres en cualquier ocasión, no sólo al momento de asistir al colegia
■ No querer comer o despreciar los alimentos para llamar la atención.

Vínculos patrocinados

One Comment »

  • René said:

    Interesante articulo seguramente es y será de mucha utilidad para los padres que en determinado momento tienen que lidiar con esa preocupante situación. Gracias por referirse a este tema.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.