Home » Headline - Lo nuevo, Psicología infantil

Qué hacer cuando el niño o niña no quiere comer

6 abril 2012 No Comment

Muchos padres se preocupan cuando sus hijos no quieren ingerir sus alimentos; situación que puede convertir la hora de comer en un verdadero campo de batalla.

Sin embargo, es bueno que los padres comprendan que éste es un problema común entre los pequeños con edades de uno a siete años e incluso existen algunos niños que manifiestan rabietas lanzando sus alimentos fuera de la mesa.

En lugar de optar por alternativas poco productivas, como el castigo u obligarlos a comer, lo que puede hacer que el problema se torne más grave, los padres deben comprender, primero, las razones que originan esta situación y procurar así soluciones más cónsolas y eficaces.

 

Origen múltiple
Para poder atacar cualquier problema, es necesario primero ver en dónde se origina. En este sentido, se puede señalar que la inapetencia infantil puede producirse por varias razones:

Causas orgánicas: La inapetencia de un niño puede deberse a una enfermedad como una amigdalitis, un catarro, una gastroenteritis o alguna alergia alimenticia.
Causas psicosociales: El niño puede tener algún conflicto en su hogar o en el colegio.

 

Estrategias para que el niño coma sin problemas
No obligar al niño. La naturaleza es sabia si hay comida en la casa, el niño no se va a morir de hambre, y él va a comer cuando su organismo así lo señale.

Comer en familia Además de ser una práctica que une a sus miembros y ayuda a crear un buen ambiente en casa, comer en familia conlleva que los niños se fijen en sus padres y hermanos mayores y querrán hacer lo mismo que ellos. Por esa razón, es necesario verificar las costumbres del grupo familiar a la hora de comer. Hay que tomar en cuenta si lo hacen juntos, si comen verduras y frutas, si ven televisión o hasta si discuten sus problemas en la mesa.

Enseñar al niño, que presenta una rabieta para no comer, cómo debe comportarse en la mesa y animarle a seguir las pautas sin regañarle. En el caso de que siga con una mala conducta, es mejor ignorarle durante un rato, porque lo más seguro que lo que quiera es llamar la atención. Una vez que esté calmado, se le volverá a prestar atención y a explicarle cómo debe comportarse.

Evitar las recompensas Se debe evitar decirle al niño: “Si te comes el pescado, luego te doy un helado”, ya que puede acabar comiendo el pescado sólo para obtener lo que quiere y no haya entendido que es un alimento bueno para su salud. Por otro lado, seguirá relacionando esa comida como algo malo porque va unida a una recompensa. Es mejor alabarle el esfuerzo mostrando alegría, cariño y diciéndole lo orgullosos que están de él.

Cambiar la presentación de los platos (que formen una cara sonriendo, una casita, etc.) o combinar los alimentos que el niño no le gusta como, por ejemplo las verduras, con otros que le agrade, como el espagueti, lo que hará que el pequeño comience a probar estos alimentos.

Dejar que el niño ayuden a cocinar Si se involucra a la hora de hacer la comida, luego querrá probar aquello que él mismo ha hecho. Simplemente con dejarle que remueva una ensalada o que acerque los ingredientes que se necesitan, despertará su interés.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.