Home » Psicología infantil

Solucione el problema de falta de atención de su hijo

8 mayo 2011 No Comment

Su hijo se sienta a hacer la tarea, pero se distrae con un árbol que se ve por la ventana. Después, brinca para jugar con un camioncito. De camino a su escritorio, se detiene a hacerle cosquillas a su hermanito

¿Así que por qué no puede sentarse el tiempo suficiente para terminar algo? Su poca capacidad de atención podría parecer un problema insuperable. Sin embargo, existen recomendaciones para ayudar a que su hijo a enfocar mejor su atención.

Converse con su maestro. Si los problemas de atención de su hijo suceden sólo en la escuela, podría haber un problema con el maestro. Si éste fuera el caso, haga una cita con el maestro para discutir el problema y su posible solución.

Examine los factores de tensión en casa. Si el problema sucede solamente en la casa, podría ser una reacción ante tensiones caseras. Si nota distracción, sobreactividad, o su hijo es muy impulsivo y ustedes se están separando, divorciando o pasan por una temporada difícil, su comportamiento puede ser temporal. Ella recomienda que aumente el tiempo que pasa con su hijo para darle la oportunidad de expresarle sus sentimientos.

Examine su nivel auditivo. Si su hijo no pone atención y se distrae con facilidad, pero no es sobreactivo ni impulsivo, vea la posibilidad de que le realicen un estudio de problemas auditivos o del proceso de la audición

Cambie de lugar el escritorio. Un niño que se distrae fácilmente podrá enfocar su atención en la tarea y otras actividades con mayor facilidad y por más tiempo, si la silla y el escritorio están frente a una pared, en vez de estarlo frente a una habitación o una ventana.

Enmarque y enfoque. Corte una cartulina grande y déle la forma como de un marco para una pintura y colóquelo alrededor de la “zona de atención” sobre el escritorio de su hijo. Dígale que vea dentro del marco para hacer su trabajo. Esto le ayudará a concentrarse.

Establezca contacto visual. Para mejorar la comunicación con su niño distraído, siempre establezca contacto visual con él antes de hablarle.

Suspenda los aditivos Varios estudios indican que hay una conexión entre los problemas de atención infantil y los aditivos químicos de la comida procesada. De acuerdo con un estudio, el comportamiento de más de la mitad de un grupo de niños hiperactivos se deterioró notablemente cuando se les expuso a saborizantes y colorantes. Su comportamiento mejoró cuando se les suspendieron los aditivos.

Afirme, no pregunte. Adquiera el hábito de usar enunciados, no preguntas. “Una serie corta de instrucciones es mucho más fácil de seguir. Por ejemplo, no diga: “¿Puedes encontrar tu tarea, mi amor? “En su lugar, diga: “Ve a buscar tu tarea ahora, regresa y me la muestras”.

Sea específico. “Dé instrucciones positivas”. En vez de decir a su hijo lo que no debe hacer, dígale lo quedebe hacer. No le diga: “No pongas tus pies en esa silla”. Mejor dígale: “Pon tus pies en el piso”. De otra forma, su hijo podría quitar sus pies de la silla, pero hacer después otra cosa igualmente distraída, como poner los pies sobre la mochila.

Haga una lista. Prepare una lista con las tareas de su hijo y péguela donde él pueda revisarla o señalar cuando ya las realizó. De esa forma, no tendrá que repetírselas, porque la tarjeta sirve como recordativo. Si no está haciendo las tareas, diga a su hijo, con calma, que vaya a revisar la lista.

Aumente el nivel de diversión. Incorpore los siguientes elementos en tantas actividades de su niño como le sea posible: movimiento, variedad, color, contacto con su piel y excitación. Cuando le ayude con la ortografía, por ejemplo, haga que su niño escriba las palabras con crayones, en tarjetas de 7.5 por12.5 cm, en lugar de deletrearlas solamente. Las tarjetas pueden utilizarse después para ejercicios y repasos. Si la actividad tiene una atracción intrínseca para un niño distraído, su capacidad de atención se mantendrá por más tiempo.

Haga una concesión. Para mantener a su hijo en una tarea durante más tiempo, se le debe permitir algunas formas de incorporar algo de movilidad a su trabajo. Por ejemplo, le puede dar una pelota de esponja, una bola de hilo de colores o una agujeta para torcerla o moverla mientras trabaja.

Cuándo ver al doctor
Muchos niños pequeños son activos por naturaleza y pueden ser incapaces de prestar atención a una simple tarea durante largo periodo. Sin embargo, algunos niños que son persistentemente hiperactivos deberían ser evaluados por un profesional de la salud mental acerca de posible desorden y déficit de atención.

Los siguientes comportamientos, si ocurren en exceso, pueden indicar los primeros signos de un desorden y déficit en la atención.
* No puede dejar de mover sus manos o pies.
* Platica con frecuencia y en voz muy alta.
* Se le dificulta estar sentado.
* Se distrae fácilmente.
* Tiene poca capacidad de atención y revolotea de una actividad a otra.
* Tiene problemas para esperar su turno.
* Se entromete y es dominante con otros niños.
* Actúa impulsivamente.

Algunas características del desorden y déficit de atención, como la impulsividad, la hiperactividad y la dificultad para atender actividades rutinarias, no siempre son inconvenientes y se les puede manejar efectivamente por parte de los padres y maestros, con la asesoría de un profesional. En casos severos, se podría prescribir medicación estimulante.

Vínculos patrocinados

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.