Home » Psicología infantil

El padre ausente: ¿Qué hacer al respecto?

18 Junio 2015 No Comment

padre ausenteLa figura del padre ha sido vista tradicionalmente como más distante del hijo recién nacido que la madre: se le representa paseando nerviosamente en la sala de espera del hospital mientras su esposa da a luz, mirando al hijo una vez ha nacido a través de un cristal, rara vez se le representa cambiando un pañal o preparando y dando una papilla.

Sin embargo, suele ser la figura central en la iconografía estándar del juego con los hijos: más veces se pinta a un padre jugando con su hijo lactante o preescolar que a una madre.

Es bueno, es muy bueno y muy necesario que el padre juegue con sus hijos, pero ¿sirven los padres únicamente para jugar con sus hijos?, ¿es éste el único papel que tiene el padre en la educación de sus hijos?

Existen diversos «niveles» de paternidad. En el nivel inferior se encontraría el padre que engendra un hijo y piensa que con ello ha terminado su papel. Deja a la mujer toda la responsabilidad (y todo el trabajo) de cuidar y educar al hijo, (lo que se conoce como el padre ausente, aunque puede estar físicamente en el hogar sólo brinda el sustento a los hijos manteniéndose alejado de la realidad cotidiana de sus hijos, apático y poco comunicativo).

En el nivel medio está el padre que engendra al hijo y ayuda a la mujer en el parto, en la casa, etc., y si se ocupa del hijo (cambiando pañales, preparando papillas, etc.), es sólo para ayudar a la mujer. En el nivel superior se encuentra el padre que engendra al hijo, ayuda a la mujer y también se ocupa del hijo porque tiene interés por él.

Huellas emocionales

Los efectos que dejan el rechazo o el maltrato de un padre ausente en un hijo, son innumerables, entre ellos, los más comunes son el rencor y el resentimiento hacia su progenitor. Sin embargo, psicólogos y expertos en el pensamiento humano, concuerdan y advierten sobre la importancia de sanar las heridas y perdonar las situaciones pasadas, que permitan entablar una nueva relación con el padre, y fortalecer este vital lazo fraternal.

Si se persiste en el error de continuar la vida como si nada hubiese pasado, y se siguen atesorando en el corazón sentimientos negativos, las consecuencias sin duda alguna se verán reflejadas en la familia que se construirá más adelante, ya que ningún odio deja incólume a quien lo carga.

Perdón necesario

La importancia de mantener esta relación sana, enmarcada en el amor y el respeto, radica en que los padres son esenciales para el proceso de construcción de la autoconfianza, y el establecimiento de la identidad de un individuo, así como también la motivación al logro y la asertividad.

Los hijos que crecen con una buena relación con su padre, con gran frecuencia son menos propensos a experimentar depresión, sensación de fracaso y abandono, tristeza, consumo de drogas y alcohol, abandono de estudios, o a desarrollar problemas de autoesti ma o distorsión de su ima gen corporal.

Figura principal

En el caso específico de las mujeres, los padres representan su primera relación íntima con un hombre en su vida, algo que afecta en gran medida al cómo se relacionarán con los hombres en relaciones futuras. Aquellos hombres que no experimentan una buena relación con su padre, difícilmente sabrán cómo comportarse como padres, y la situación pasará de generación en generación.

Cada quien desde su interior debe decidir por sí solo perdonar a su padre, y si es necesario pedirle perdón. Es importante recordar que nadie puede escoger a su progenitor, y que nadie nació sabiendo cómo ser padre. Ellos son humanos, así que pueden fallar como todos.

Es muy fácil juzgar, pero es importante analizar el pasado de la persona, sus orígenes, y lo que ha vivido, saber qué tipo de crianza tuvo, qué tipo de relación tuvo con sus propios padres. Con esto será más fácil comprender su comportamiento. Es importante romper de una vez por todas los nexos de manipulación y maltrato emocional; sólo basta comprender, perdonar y buscar la paz interior, porque sólo así se hará más sencillo alcanzar las metas de vida.

A flnal, cada quien necesita un padre diferente, y lo importante es saber que no existen padres ni hijos perfectos. Es necesario estar siempre dispuesto a buscar todo aquello que desarrolle un vínculo estrecho y sólido, sin detenerse a pensar en los errores que ambos puedan cometer. Si los hijos no se suben a sus zapatos, más adelante les costará perdonar, mucho menos comprender y aceptar con humildad lo vivido.

No se debe esperar para conversar con él y disfrutarlo, para garantizar tener una familia armoniosa en un futuro. Y como dicen por allí: “más que olvidar, perdonar es aprender, soltar y seguir.

salud natural y belleza

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.