Home » Featured - Lo más destacado, Otros temas

Cómo cuidar el ombligo del recién nacido

18 Agosto 2014 No Comment

como cuidar el ombligo del recién nacidoCuando se presenta el nacimiento, el cordón umbilical se sujeta entre dos pinzas hemostáticas para contener la hemorragia, y se corta a unos cuatro centímetros del abdomen del recién nacido.

Por lo general, dentro de los 15 días siguientes, el cordón se desprenderá y quedará una herida que cicatrizará rápidamente.

Sin embargo, es importante siempre mantener esta área limpia y bien aseada.  Para ello, se recomienda lo siguiente:

Cuidados elementales

Se recomienda limpiar muy bien la zona umbilical de tres a cuatro veces al día, o en cada cambio de pañal.

Herramientas
■ Gasas estériles.
■ Solución antiséptica como alcohol al 70% o clorhexidina, ya que al ser incoloras, facilitan la valoración de la herida.

Procedimiento
■ Lávate bien las manos con agua y jabón, y retira cuidado-
samente la gasa que envuelve el cordón. Si está muy pegada, humedécela para que puedas desprenderla fácilmente.
■ Empapa una gasa usando el antiséptico, y limpia dando suaves toques, tanto a la herida como a sus alrededores.
■ Seca muy bien la zona con ayuda de otra gasa, para evitar que la humedad retarde el proceso de cicatrización.
■ Con una nueva gasa empapada en alcohol, rodea el cordón dejando la pinza fuera del pañal para que se airee.

Evita
■ Aplicarle yodo, porque puede absorberlo a través de la piel y sufrir problemas de tiroides.
■ Cubrirlo con un esparadrapo.
■ Emplear fajas, porque pueden provocarle vómitos y dificultarle la respiración.

Es importante observar que aunque parezca que el ombligo está a punto de desprenderse, no lo arranque bajo ninguna circunstancia.

Posibles complicaciones

Es muy importante prestar atención a cualquier irregularidad en la piel del pequeño. Se pueden presentar principalmente dos tipos de anomalías:

1. Granuloma de ombligo
Luego de que se cae lo que queda de cordón umbilical, la superficie se cubre de pequeños granitos que anteceden la formación de la piel. En algunos casos, en lugar de piel, crece en exceso el tejido de granulación.

2. Hernia umbilical
Mientras el bebé se encuentra en el útero tiene una abertura en la pared abdominal debajo del ombligo, que se cierra a medida que madura; si esto no ocurre se forma una hernia. Si bien se resuelve espontáneamente en los dos primeros años de vida, el especialista debe determinar si es necesaria una cirugía.

¿Cuándo llevarlo al pediatra?

■ Si sangra. La presencia de pequeñas gotas de sangre es normal, pero si el sangrado es abundante, se debe i den tincar si se debe a un traumatismo o a una alteración en la coagulación.

■ Si despide mal olor. Es muy probable que exista supuración en respuesta a una infección, que el pequeño tenga quebranto o fiebre, y que el abdomen se enrojezca.

■ Si no se cae. Si no se desprende al cabo de tres semanas, es necesario descartar que exista una infección, una maceración por humedad o alguna alteración inmunológica. Nota: Si se forma un granuloma de ombligo o una hernia umbilical, es necesario que el recién nacido reciba tratamiento médico.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.