Home » Headline - Lo nuevo, Otros temas del embarazo

Mitos y realidades del postparto

22 Octubre 2012 No Comment

Mitos y realidades del postpartoEl puerperio, posparto o cuarentena es el periodo después del nacimiento  de un bebé en que el organismo de la madre regresa al estado en que se encontraba antes del embarazo, y que dura aproximadamente 40 días.

Este período ha sido fuente de inspiración de generaciones enteras de creencia. Muchas de ellas, como su nombre lo indica, son sólo mitos, que no tienen vinculación alguna  con la realidad.

A continuación, se presenta la verdad detrás de los mitos más difundidos acerca de lo que pasa justo después de la llegada de la cigüeña.

Mitos vs realidades del postparto

Mito del postparto #1: «Hay que fajarse de inmediato para proteger la zona lumbar»
Realidad: Más que para proteger la zona lumbar, las fajas de posparto te ayudan a recuperar tu figura con mayor rapidez, aunque es más efectivo hacer abdominales una vez que el perineo se ha fortalecido, más o menos al mes y medio del parto natural y a los dos meses de una cesárea.

Por otra parte, durante los primeros días del posparto el útero se puede palpar por encima del pubis, así que lo único que consigue una faja es comprimir tu estómago. De cualquier manera, las fajas tipo pantaleta o short impiden la transpiración y dificultan la cicatrización de la episiotomía, por lo que, en caso de que te sintieras cómoda usando una faja, la más recomendable sería una tipo banda, de las que rodean el abdomen y se ajustan con velero.

Mito del postparto #2: «Es necesario que la mamá beba más líquidos para tener más leche»
Realidad: No necesariamente el aumento en la ingesta de líquidos aumenta la cantidad de la leche. Debes llevar una dieta equilibrada y beber la cantidad de líquidos que tú desees, aumentándolos sólo si notas que tu orina es más densa o que tiene un olor fuerte (en cuyo caso podrías estar sufriendo una infección en las vías urinarias).

Muchas mujeres que se dejan llevar por esta infundada versión, lo único que logran es sentirse pesadas e indispuestas al tener que tomar más bebidas que de costumbre.

Mito del postparto #3: «Amamantar evita el embarazo»
Realidad: Es cierto que la hormona prolactina, la cual segregas durante la lactancia, altera tu ovulación y, por tanto, tu ciclo menstrual, pero esto no ocurre siempre ni afecta por igual a todas las mujeres. De hecho, al menos 6% de las nuevas mamas vuelven a ovular desde el primer mes des pues del parto, así que el riesgo de quedar embarazadas, con todo y la lactancia, está latente.

Por ello, en caso de que no desees un nuevo embarazo durante esta etapa, es necesario que selecciones un buen método «de barrera», como por ejemplo el condón, ya que la administración de anticonceptivos por vía oral puede alterar la composición de la leche materna, haciéndola menos nutritiva.

Mito del postparto #4: «Dar pecho reduce el tamaño del busto»
Realidad: Hasta el momento, no se ha demostrado fehacientemente que exista una relación entre dar pecho y la pérdida del volumen de los senos. Por el contrario, hay mujeres cuyo busto es más grande después de amamantar a sus hijos que antes.

Mito del postparto #5: «La mamá no puede bañarse hasta 40 días después del parto»
Realidad: No sólo puedes, sino que debes de bañarte lo más pronto posible, siempre y cuando el baño sea bajo la regadera, no en tina, ya que las inmersiones pueden retrasar la cicatrización de las heridas. Si no existen tales, el baño no tiene restricción alguna.

Mito del postparto #6: «Las corrientes de aire hacen que “se vaya” la leche»
Realidad: Fuera de su poder para desencadenar resfriados, las corrientes de aire no afectan la lactancia. Los únicos enemigos declarados de este medio de crianza son: los horarios rígidos (no dar pecho a tu bebé «hasta que le toque»), que producen estrés y una consecuente disminución en la producción de leche; dar al bebé otros líquidos en biberón, porque así la criatura pierde interés y habilidad para succionar el pezón; y las pezoneras, que antaño eran recomendadas para prevenir o curar grietas, o cuando la mamá tenía el pezón plano, pero que, hoy se sabe, no son buenas porque impiden que el bebé estimule con su boca la piel del pecho.

Mito del postparto #7: «Si fue cesárea hay que esperar para dar el pecho»
Realidad: Por el dolor de la profunda cicatriz que deja la cirugía, es lógico que amamantar después de una cesárea sea más difícil que tras un parto natural.

Sin embargo, esto no justifica que la mamá recién operada deba retrasar la lactancia; por el contrario, aunque haya quien afirme lo contrario, es importante iniciarla lo antes posible, para que el útero recupere más pronto su tamaño y el bebé se sienta reconfortado. Además, la composición de la leche es exactamente la misma después de cualquier tipo de parto.

Mito del postparto #8: «La “subida” de la leche siempre produce fiebre y malestar general»
Realidad: Tales problemas aparecen cuando el bebé no ha succionado bien y la leche se ha acumulado de manera anormal en el pecho, en cuyo caso hay que consultar al médico. Fuera de esta circunstancia, no hay por qué esperar complicación alguna.

Mito del postparto #9: «No se puede tener sexo durante la cuarentena»
Realidad: No hay un tiempo determinado dentro del puerperio en el cual las relaciones sexuales estén prohibidas. Depende de cada caso en particular: deben haber cicatrizado por completo las heridas y los «loquios» (coágulos provenientes del útero) haber salido por completo, lo cual puede ocurrir a las dos, tres, cuatro o hasta cinco semanas del parto. Ahora que si no tuviste que ser suturada en ningún punto, el útero no ha dado problema alguno y las pérdidas de sangre han cesado, podrías reiniciar la actividad sexual, prácticamente en cualquier momento y sin problemas. En todo caso, es importante dar tiempo a que el deseo sexual regrese, después de esos primeros días con tu bebé en los que lo único que quieres es descansar.

Mito del postparto #10: «Para estimular la producción de leche, el bebé debe succionar 10 minutos cada seno»
Realidad: es cierto que la producción de leche depende de la demanda del niño, pero es preferible que este vacíe por completo un pecho a que lo haga con los dos en forma parcial, ya que la leche que obtiene al comienzo es aguada (sirve para calmar la sed cuando hace calor), y la que sale al final es la más rica en grasas y, por tanto, la más nutritiva.

Mito del postparto #11:  «La depresión posparto es normal en esta etapa»
Realidad: Es cierto que todas las mujeres que acaban de tener un bebé se sienten agotadas y un tanto deprimidas, debido a las exigencias que impone el cuidado de un recién nacido. Sin embargo, hay un trastorno específicamente conocido como «depresión posparto» que no por frecuente deja de ser anormal. Quienes lo sufren (se calcula que entre 70 y 80% de las mamas que recién han dado a luz) se sienten cansadas, sin energía, distraídas e incapaces de atender todas las necesidades de su bebé. Tales sensaciones son tan intensas que la paciente requiere tratamiento médico o ayuda psicológica.

Mito del postparto #12: «La depresión posparto ataca sólo dentro del periodo conocido como puerperio o cuarentena»
Realidad: Este tipo de depresión no ocurre exclusivamente dentro del periodo llamado cuarentena o puerperio, que comprende las primeras seis a ocho semanas después del alumbramiento, sino que puede presentarse en cualquier momento dentro del primer año del nacimiento del bebé. 

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.