Home » Headline - Lo nuevo, Psicología infantil

Miedo al agua en niños: ¿Cómo superarlo?

25 julio 2014 No Comment

miedo al aguaAl llegar el verano, muchos niños sólo sueñan en la maravillosa experiencia que vivirán en las playas y piscinas.

Sin embargo, existen otros que sólo piensan en lo mal que pasarán, ya que ellos tienen miedo al agua conocido con el nombre de hidrofobia.

El miedo es una sensación muy común en los infantes, especialmente si se enfrentarán por primera vez a una determinada situación que en este caso podría ser el mar, un río, un lago, o una piscina.

A pesar de que es más frecuente entre los 19 meses y los tres años de edad, la hidrofobia puede aparecer en cualquier momento, incluso en niños que han salido de vacaciones con anterioridad, o que nunca mostraron algún tipo de rechazo al agua a lo largo de su aseo personal.

¿Por qué surge?

Su origen varía de un niño a otro. Haber vivido una mala experiencia durante el baño, como un resbalón en la ducha, ardor en los ojos porque entraron en contacto con jabón o champú, sensación de ahogo, sumergir accidentalmente la cabeza en la bañera, o algún cambio brusco en la temperatura del agua, son los detonantes más comunes.

7 claves del éxito

Apoya a tu pequeño para que supere la hidrofobia de manera definitiva:

Bríndale seguridad. Para que el pequeño no se sienta vulnerable en un ambiente acuático, es fundamental que su primer contacto con el agua lo haga en compañía de un adulto en el que confíe. 2. Hazlo divertido. Jueguen con una pelota, armen castillos de arena, o recolecten piedras, para que en lugar de asociar la piscina y el mar con el peligro, los relacione con alegría y diversión.

Elige el momento ideal. Báñate con él en aguas que no tengan temperaturas muy bajas, a media mañana o en las primeras horas de la tarde, cuando haga un poco de calor.

Introdúcelo poco a poco. Acércalo paso a paso. Comienza por introducir sus pies, y luego sus piernas; entrelaza sus piernas y brazos alrededor de tu cintura y tu cuello, y gíralo suavemente con mucho cuidado.

Apóyate en los accesorios acuáticos. Elige aquellos que sean de colores llamativos, en forma de aro, tubos, alitas, carritos o animales, que vayan acorde a su estatura, edad y peso; y poco a poco explícale que gracias a ellos, podrá mantenerse a flote y seguro fácilmente.

Ponle límites. Si se va mar adentro y lo golpea o revuelca una ola, todo tu trabajo habrá sido en vano; para que no tengas que regresar al punto de partida, es importante que le indiques con claridad hasta dónde puede nadar.

No lo obligues. Forzarlo y reprenderlo por no querer sumergirse, solo aumentará su hostilidad. Ten calma y deja que vaya a su propia velocidad.

Respeta su ritmo

Si a pesar de todos tus esfuerzos no logra superar el miedo al agua, no lo presiones ni lo obligues, porque puede que sus temores se afiancen aún más. Lo más recomendable es que esperes un par de meses para retomar la misión, hasta que con la misma paciencia y el mismo amor, consigas que nadar en la playa y en la piscina, sean uno de sus pasatiempos favoritos.

No descartes preparar sus inicios en una piscina inflable que tenga poca profundidad.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.