Home » Headline - Lo nuevo

Cómo evitar las malas posturas en los niños

17 febrero 2013 No Comment

mala posturaMuchos padres se preocupan cuando ven que sus hijos adoptan una mala postura no sólo al caminar sino también cuando están sentados.

Es muy frecuente que los niños adopten, con relativa facilidad, una postura desgarbada especialmente si han pasado mucho tiempo sentados.  En la preadolescencia,  algunas chicas tienden también a encurvar la espalda, pero más al caminar.  

Entonces, surgen las siguientes interrogantes ¿Qué pueden hacer los padres para corregir las posturas inadecuadas de sus hijos?   ¿Por qué es tan importante  la buena postura?

La importancia de la buena postura

Nacemos con curvaturas normales en nuestra espina y la intención de la buena postura es apoyar esas curvaturas naturales y mantenerlas. Si su hijo es desgarbado al caminar y se recarga en la silla cuando se sienta, está aumentando sus probabilidades de lastimarse la espalda.

El comportamiento postural que sus hijos aprenden ahora permanecerá con ellos por toda su vida adulta. La mala postura del niño puede significar dolor de espalda al ser adulto.

Pero ¿cómo puede hacer que su hijo tenga buena postura, cuando “¡enderézate!” no parece dar resultado?

Consejos para mejorar la postura de los niños

Practique sentado ejercicios de estiramiento. Para mejorar la postura, su hijo debe intentar algunos ejercicios mientras está en posición de  sentado.  Haga que su hijo se siente erecto en la silla, bien alejado del respaldo. Pídale que hale sus hombros, juntos, hacia la espalda. Entonces debe tratar de empujarlos hacia abajo, para traerlos hacia la posición desgarbada.

Ahora pídale que eleve sus brazos sobre la cabeza, con las palmas hacia afuera. Debe mover los brazos hacia abajo, doblando los codos, como si estuviera tratando de ponerlos en los bolsillos traseros, y mantenerse así durante cinco o diez segundos.

Haga que su hijo realice este ejercicio varias veces en secuencia, tres veces al día. Lo mejor es realizar el ejercicio con su hijo, ya que la mayoría de nosotros no tiene la postura óptima.

Hable de lo que está sucediendo. “En la pubertad, algunas niñas se encorvan para ocultar su desarrollo. Como las niñas crecen más rápido que los niños, con frecuencia están más conscientes sobre su altura y sus pechos. Hable con su hija sobre los cambios que está experimentando  Ayúdela a sentirse bien sobre ella misma y asegúrele que los muchachos chaparros la alcanzarán muy pronto.

Siga la ruta de actividades extraescolares. Una de las mejores cosas que puede hacer para que su hija supere su mala postura es inscribirla en algunas clases con tipos de movimiento como: danza, gimnasia, patinaje sobre hielo o natación, cualquiera que a la niña le guste y quiera aprender. Estas clases le ayudarán a promover la percepción de su cuerpo, le enseñarán habilidades motoras y le darán autoconfianza.

Agregue movimiento al tiempo de estar sentado. Realmente es muy importante alentar a los niños a no estar sentados en una silla, hora tras hora. Como los periodos largos de estar sentado, sin movimiento, ponen mucha tensión en la espina, un niño debe ponerse de pie y moverse con la mayor frecuencia posible; preferiblemente, debe cambiar de posición cada media hora.

Si su hijo tiene que sentarse por un tiempo largo, enséñele algunas formas de cambiar su posición tanto como le sea posible. El niño que está atrapado en el escritorio todo el día en la escuela debe encontrar formas de mover su cuerpo, aun cuando esté sentado.  Los maestros pueden decir que se mueve mucho, pero su postura se beneficiará.

Levante el libro. Un niño no le hace bien a su espalda si está echado sobre su escritorio, mirando el libro hacia abajo.  Cuando su hijo esté haciendo la tarea, deberá levantar el libro en ángulo. Es bueno tener un atril de libros sobre el escritorio. Pero si no lo tiene, puede recargar el libro que está no para los niños. Muéstreles a sus hijos cómo ajustar el monitor, para que lo vean cómodamente.

No cruce las piernas. Mantener las piernas cruzadas por mucho tiempo no es bueno, así que no les enseñe a sus hijas a sentarse en una posición de dama. La mejor postura es sentarse con las piernas ligeramente separadas, con ambos pies plantados firmemente sobre el suelo.

Coloque una almohada. Sentarse correctamente es importante para la buena postura. La mejor silla es la que brinda soporte arriba y abajo en toda la espina, incluida la región lumbar. Una silla con el respaldo recto puede mejorarse al colocar una almohada detrás de la región lumbar del niño, para mejor soporte. Si la almohada regular de la cama es muy grande, trate con un cojín del sillón, o compre especialmente una almohada para la espalda.

Acepte los pies descalzos. Las investigaciones recientes han demostrado que es más probable que los niños tengan buena postura si están sin calzado siempre que pueden y es seguro.  De esa forma obtienen mayor ‘información sensorial  de sus pies y tendrán mejores habilidades posturales y para caminar. Se debe permitir a los niños andar descalzos por la casa y en otras partes donde sea seguro, como una forma de mejorar su postura.

Cambie la posición de la TV. Sea un buen ejemplo. Si los padres y los hermanos mayores se encorvan, también es muy posible que los menores se encorven. “Si se recuesta sobre el sillón frente al televisor, es un mal ejemplo. Si es lo que hacen papá y mamá, será difícil convencer al niño de que se siente derecho.

Ponga un pie arriba. Si su hijo tiene que pararse en algún lugar por un tiempo prolongado, enséñele a poner uno de sus pies arriba de algo durante un rato y después cambiar, poniendo uno un rato, luego el otro. Al pararse sobre un pie se reduce la tensión de la espalda.

Cuándo ver al doctor

A veces la postura desgarbada en un niño es el resultado de un problema de crecimiento, en vez de un problema postural. Éste puede ser el caso de un niño con escoliosis, una curvatura anormal, de lado a lado, en la espina.

Si hay antecedentes de escoliosis en su familia, será conveniente que vigile a sus hijos durante la adolescencia ante cualquier signo de anormalidad.

Busque si un hombro es más alto que el otro, o una cadera parece estar más arriba que la otra. Vea si la ropa nunca le queda a su niño, o si los dobladillos siempre quedan disparejos. Esas son claves para buscar ayuda profesional. Cuando tenga duda, consulte a un ortopedista especializado en escoliosis.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.