Home » Psicología infantil

Los niños y el divorcio: ¿Qué hacer?

15 Enero 2015 No Comment

hijos y divorcioPor más razonable que sea una separación, lo cierto es que se trata de una ruptura con los hijos, y los padres deben saber manejar la situación muy acertadamente, para no agravar el estado emocional de los pequeños.

Los niños siempre van a manifestar algún tipo de reacción ante lo que sucede con su familia. Enojo, impotencia y culpabilidad, son revelados de diversas formas.

Pero, ¿qué hacer ante un hecho como este? En primer término, es lógico que el tipo de trato y el ambiente familiar que existe repercuta en el niño. Por ello, los padres deben mantenerlos al margen de sus discusiones, y no involucrarlos en sus conflictos.

Sentimientos diversos

Éstos tienen tendencia a culparse, y hay que hacerles entender que este asunto no es con él o ella, sino una cuestión de pareja. Es necesario preguntarles cómo van elaborando y asimilando la situación desde su perspectiva infantil.

Su visión es que pierden a su familia y, automáticamente, sus expectativas sobre unión, con fianza, familiaridad y seguridad. Muchas veces sufren una pérdida de casa, o bien, pasan a tener una doble residencia.

Sin daños a terceros

Verdaderamente, un divorcio no resulta fácil para ninguna de las personas implicadas, pero el impacto de este hecho en los hijos depende de cómo sea manejado por los padres. Se deben prevenir ciertas actuaciones y comportamientos específicos.

Recomendaciones

■ Evitar las críticas destructivas hacia sus ex parejas frente a ellos. Es importante recordar que los hijos
normalmente ven a los padres como héroes, y no hay por qué destruir esa imagen.

■ No usar a los pequeños como mensajeros. Lo mejor es intentar hablar directamente entre padre y madre, cuando sean cuestiones relacionadas con su educación o su bienestar en general.

■ Nunca preguntar a los hijos acerca de la vida de los ex cónyuges, mucho menos interrogarlos acerca de una nueva pareja que pudiera haber surgido.

■ Jamás apoyarse en los niños para que los consuelen en su malestar tras el divorcio. Es importante entender que ellos no deben ser nunca responsables por el bienestar emocional de los adultos.

■ Hablar y responder a las preguntas de los hijos es una labor delicada, pues pueden sentirse inseguros acerca de lo que va a pasar con ellos, y de los cambios que van a tener lugar en sus vidas. Ellos necesitan saber lo que pueden esperar, y qué cosas van a cambiar a futuro.

■ Aunque no se presente ninguna conducta adversa, lo aconsejable es que el niño participe en un proceso terapéutico, para desahogar todos los sentimientos que muchas veces debe reprimir.

■ La terapia es un trabajo conjunto, tanto el padre como la madre, deben asistir y participar. Es necesario respetar y entender los sentimientos del menor de cualquier edad, en particular en la entrada a la adolescencia.

■ El compromiso de los padres en casa es darles estabilidad a los hijos, para que esta etapa sea más fácil.

■ Lo principal es llegar a acuerdos sobre las reglas y formas de crianza, para así no desestabilizar, ni dejar que surjan las preferencias o manipulaciones.

bblogconsejospracticoscuad

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.