Home » Sin categoría

Leucemia en niños: Síntomas y tratamientos

20 enero 2015 No Comment

leucemia en niñosLa leucemia se caracterizan por proliferaciones malignas de células precursoras de la sangre en diferentes grados de maduración, y que infiltran la médula ósea y secundariamente el hígado, el bazo y otros órganos.

Son los tuipores más frecuentes en pediatría, destacando las leucemias agudas linfoblásticas (LAL), con un 80 por ciento, y las leucemias mieloides agudas (LAM), que suponen el 20 por ciento restante. También pueden presentarse leucemias mieloides crónicas (LMC), que suponen entre el 2 y el 5 por ciento.

La edad más típica de aparición son los 3-5 años y la proporción de LAM es más frecuente en el primer año y en la pubertad.

Aunque se ha establecido la relación entre varios defectos genéticos y un mayor riesgo de leucemia, la mayoría de los niños no tienen predisposición conocida. De entre los factores externos destacan las radiaciones ionizantes y algunos agentes quimioterápicos.

Síntomas

Palidez de la piel y mucosas, que se debe a la anemia que suelen presentar; infecciones repetidas de difícil tratamiento a causa del déficit de glóbulos blancos normales, ya que los alterados están muy aumentados, pero no combaten las infecciones.

También se presentan hematomas y predisposición para el sangrado por ausencia de plaquetas; dolores articulares u óseos por acumulo de células leucémicas; hinchazón abdominal por aumento del tamaño del hígado y del bazo.

A veces se acompaña de falta de apetito, inflamación de ganglios linfáticos, generalmente en cuello, axilas, ingles y supraclaviculares; aumento del tamaño del timo, que puede comprimir la tráquea, causando tos y dificultad para respirar, así como compresión de la vena cava superior, lo que precisa corrección urgente.

Otros síntomas típicos son dolor de cabeza, convulsiones y vómitos por afectación del SNC lo que, además, puede causar alteraciones del equilibrio, visión borrosa y debilidad en las extremidades. El cansancio extremo y la debilidad son manifestaciones graves de la LAM, incluso con dificultad para hablar, que está causada por un aumento de la viscosidad sanguínea por el exceso de células, lo que obstruiría los pequeños vasos cerebrales, apareciendo estos síntomas.

Diagnóstico

Lo primero es hacer un análisis de sangre con recuento de células sanguíneas y su observación al microscopio para apreciar las características de las células; la biopsia y aspiración de médula ósea confirmará el diagnóstico. También se realiza una punción lumbar, para saber si la leucemia se ha extendido al SNC. Además, se emplean una serie de técnicas de laboratorio para clasificar la leucemia y el estudio por imágenes.

Tratamiento

• Tratamiento de las LAL. Se realiza un tratamiento de inducción a base de 4 fármacos citostáticos para obtener una remisión clínica a las 4-5 semanas. Además, se administra metotrexato intracraneal (en el LCR a través del cráneo). Luego se pasa a la terapia con cistostáticos para terminar con una terapia de continuación.

• Tratamiento de las LAM. Es un tratamiento de inducción en el que suelen emplearse dos citostáticos, terapia de consolidación y terapia del tratamiento del SNC.

Preguntas y respuestas

¿Qué es una reacción leucemoide? Se denomina reacción leucemoide a la presencia en la sangre de personas que no padecen leucemia de una elevada cantidad de glóbulos blancos, incluidas formas inmaduras. Esta reacción se puede dar en diversas enfermedades, como por ejemplo, la tos ferina, la tuberculosis y otros procesos infecciosos, sobre todo cuando afectan a los niños. También es posible observarla en las anemias agudas y en ciertos tipos de cáncer. La reacción leucemoide desaparece en cuanto se cura la enfermedad que la ha causado, por lo que, en sí misma, no reviste importancia.

¿Es cierto que desde que se practica el trasplante de médula ósea cada vez son más los casos en que se puede curar la leucemia? En efecto, a medida que se perfecciona esta práctica, cada vez son más los casos de leucemia que teóricamente pueden considerarse como curables. Así, tras haber instituido un tratamiento quimioterápico y radio-terápico, mediante el cual se destruyen los elementos celulares anómalos de la sangre, se efectúa un trasplante de elementos medulares sanos que producirán células sanguíneas normales, lográndose muchas veces la curación definitiva. Las indicaciones del trasplante de médula ósea difieren según el tipo de leucemia.

La médula ósea que se trasplanta puede provenir de una persona sana compatible con el enfermo, o incluso de la misma persona afectada, tras ser sometida a un procedimiento especial mediante el cual se eliminan las células leucémicas. Esto ha cambiado de forma espectacular el pronóstico de la enfermedad, ya que puede considerarse que cuando el trasplante de médula ósea tiene éxito, se suele conseguir la curación definitiva de la leucemia.

¿Quién puede ser donante de médula ósea ante un familiar afectado de leucemia? La probabilidad de encontrar un donante compatible es mucho mayor entre hermanos, de ahí que éstos sean los primeros en estudiarse. Si ninguno de los hermanos es compatible, se someten a estudio los padres y/o los hijos (si los hay) teniendo en cuenta que la probabilidad de que éstos sean compatibles es muchísimo menor que con los hermanos. Existe también la posibilidad de recurrir a los donantes voluntarios agrupados en diversos registros internacionales.

¿Por qué el tratamiento con quimioterapia hace empeorar al paciente? Lo que ocurre es que cuando se aplica un tratamiento quimioterápico, es decir, a base de fármacos antileucémicos, es normal que se produzca un aparente empeoramiento de la enfermedad. Ello se debe a que los medicamentos no solamente atacan a las células leucémicas, sino también a las células sanas de la médula ósea y a las de múltiples tejidos del organismo.

Tanto es así que mientras se recurre a esta terapia es preciso aislar al enfermo, que temporalmente se queda sin defensas, para que no sucumba ante infecciones de todo tipo. Sin embargo, con esta práctica se puede lograr una remisión de la leucemia más o menos duradera, por lo que el enfermo mejora, recupera el funcionamiento de su sistema defensivo, y ya puede volver a casa para reanudar sus actividades normales. Luego, según sea la evolución en cada caso particular, puede seguir una remisión definitiva o bien reaparecer el trastorno, lo que obligaría a una nueva tanda de tratamiento.

Dada esta particular repercusión del tratamiento, que se basa en la administración de productos potencialmente tóxicos que, además de los efectos beneficiosos, dan lugar a múltiples reacciones secundarias indeseables pero transitorias, es muy importante que los familiares soliciten la información oportuna a los médicos que atienden al enfermo, para no asustarse injustificadamente.

Tanto los medicamentos antileucémicos como la radioterapia producen una masiva destrucción de glóbulos blancos… Con lo cual se libera una gran cantidad de ácidos nucleicos que estaban contenidos en los núcleos celulares y que entonces se metabolizan y se transforman en ácido úrico. Este ácido, si la orina está concentrada, puede precipitarse y originar cálculos renales, lo mismo que les sucede a los enfermos de gota, que también sufren un exceso de ácido úrico. De ahí que a los leucémicos se les recomiende que beban el suficiente líquido para eliminar, por lo menos, un litro y medio diario de orina.

remedios populares

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.