Home » Headline - Lo nuevo, Psicología infantil

Cómo interpretar el llanto del bebé

30 agosto 2014 No Comment

bebe llorandoMuchos padres se preocupan cada vez que sus hijos lloran y se preguntan: ¿Será que tiene hambre? ¿Será que tiene calor? ¿Será que tiene frio?

Es importante observar que el llanto es la forma de comunicación del bebé y, por ello, resulta útil que los padres puedan interpretarlo lo más correcto posible.  Sin embargo, ¿Cómo hacerlo?

A continuación se explora las razones por las cuales el bebe puede llorar y qué deben hacer los padres.

¿Qué causa el llanto?

Los motivos del llanto de un infante pueden ser muy variados; entre los más comunes están:

Físicos. Tiene hambre, sed, sueño, o incomodidad. En los primeros meses de nacido, era más sencillo determinar qué necesitaba el bebé; sin embargo, a medida que va creciendo, sus inquietudes aumentan, y el llanto no siempre cesa con el tetero.

Emocionales. El pequeño demuestra cada vez más sus emociones, y le hace saber a los demás cómo se siente. Si se enfada, está triste o siente miedo, no tiene otra manera de hacerle entender a mamá lo que le está pasando y, en consecuencia, empezará a llorar. Lo mejor es siempre prestarle atención y mimarle mucho, para que se tranquilice.

Frustraciones. Lo más seguro es que cuando quiera agarrar objetos que no estén a su alcance, correr detrás de una pelota, etcétera, no logre su cometido. Todas estas situaciones le pondrán de mal humor, y terminará llorando para comunicar lo que le pasa.

¿Qué hacer?

■ Evitar los nervios y entender que cuando el bebé llora, es una de las mejores maneras de comunicación. No necesariamente tiene que estar asociado a un problema o conflicto interno.

■ Ayudar a buscar la causa para ponerle fin al llanto. Es necesario usar la imaginación, y distraer al pequeño hasta que cambie de humor.

■ Crear una rutina. Los hábitos, como la hora de la comida, el baño, pasar tiempo con mamá, etcétera, tranquilizan a los niños y les hacen sentir seguros.

■ Prestarle toda la atención posible. Los niños que se sienten más queridos, tienen más fuerza emocional; por lo tanto, tienden a llorar menos y a buscar otras formas de comunicación.

■ Procurar no enfadarse con el pequeño, ni gritarle para que pare de llorar. Esta acción puede causar un efecto revertido.

■ Comprender qué le pasa, diciendo en voz alta las posibles causas; así le ayudas a desarrollar su lenguaje y puede que, con una simple afirmación, descubras el motivo de su llanto.

Si el tiempo va pasando pero el pequeño continúa con una actitud irritante y, pese a un centenar de intentos el llanto lo que hace es intensificarse, es necesario consultar con un pediatra.

Es posible que el niño pueda estar sufriendo alguna afección silenciosa, se haya golpeado fuertemente, o tenga un dolor muscular, entre otras posibilidades. Por ello, cuando las lágrimas se convierten en una rutina, es indispensable descartar si se trata de algún problema grave, llevándole al doctor.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.