Home » Sin categoría

Por qué algunos niños sufren de incontinencia fecal?

2 mayo 2011 No Comment

La encopresis o incontinencia fecal es unacondición médica que se caracteriza por la ausencia del control en la defecación después de los cuatro años de edad.

Este trastorno, más común de lo que cree, afecta alrededor del 2% de la poblalión infantil siendo los varones quienes lo sufren con mayor frecuenciaMuchos padres lo asocian únicamente a causas emocionales desconociendo que éste también se encuentra relacionado a algún factor físico. Este error los conduce a ocultar el padecimiento a los médicos y no darle la importancia que requiere.

Incluisve algunos padres, para evitar la situación incómoda que produce este transtorno, privan al niño de realizar múltiples actividades propias de su edad como juegos al aire libre o compamentos lo cual hace más daño al niño que el propio trastorno.

Con el fin de buscar una solución, es importante que los padres sepan que, la mayoría de las veces, la incontinencia fecal es el resultado de una constipación crónica. Debido a la acumulación de las heces fecales, se provoca el estiramiento excesivo de los tejidos del colon lo que hace que los nervios receptores no captan determinadas señales que deben enviar para que los músculos puedan contraerse expulsando los residuos del intestino sin que el niño lo pueda controlar.

Sin embargo, es conveniente preguntarse ¿Por qué ocurre la constipación o estreñimiento durante la infancia? Según varios estudios, la constipación es el resultado de hábitos inadecuados de alimentación en el hogar como por ejemplo la deficiencia de fibras; y cantidades excesivas de productos lácteos, chocolates y otros alimentos astringentes.

Sin embargo, no en todos los hogares donde predominan estos hábitos de alimentación, hay niños con incontinencia fecal. Por ello, los expertos señalan que este trastorno es producto no sólo de la constipación sino también a la falta de control de los esfínteres (los músculos circulares que cierran y abren un orificio natural) y de factores emocionales.

Otros factores biológicos que se presentan con menor frecuencia en la incontinencia fecal son una fisura anal dolorosa, diarreas crónicas provocadas por la intolerancia a ciertos alimentos, y gastroenteritis o colitis ulcerosa. Todas estas condiciones médicas pueden dificultar el movimiento espontáneo de los intestinos; crear o agravar la constipación, y afectar el control del esfínter y los músculos anales.

En cuanto a los factores emocionales, los expertos aseguran que es esencial el período de adiestramiento de los esfínteres (durante el cual, los padres enseñan a los pequeños a controlar la micción y la defecación). Sin embargo, si este período está matizado por el estrés (padres que emplean estrategias coercitivas) o si durante esta etapa, se producen circunstancias o hechos traumatizantes (como el divorcio de los padres o la muerte de un familiar cercano) y el niño tiene los factores físicos antes mencionados, es probable que se le presente la incontinencia fecal.

Una situación que puede resultar desencadenante de la incontinencia fecal es la entrada a la escuela La integración al ambiente y a la disciplina escolar en conjunto con el reducido tiempo que puede permanecer un niño en el baño de la escuela o el temor a ser visto por otros, precipitan la aparición del problema.

Además, con la entrada al medio escolar existe una variación en el régimen de vida lo que hace que el niño permanezca más tiempo dentro del aula y limite la actividad física cuasando muchas veces pereza intestinal y constipación. Observando todo lo anterior, algunos padres se preguntarán ¿Qué podemos hacer al respecto?

A continuación detallamos los pasos que son recomendables que los padres realicen:
* Consultar con un doctor para que éste proceda a ordenar los exámenes médicos necesarios para el niño. Éstos pueden incluir los rayos X del abdomen y el recto, análisis de laboratorio para descartar agentes bacterianos o parásitos, y la intolerancia a determinados alimentos.

* Readiestrar al niño con relación al control del esfínter anal (en caso en que se haya diagnosticado incontinencia fecal)

* Tratar de crear en el niño un hábito en cuanto a ir al baño. Con este fin, se intentará que el niño evacué sus intestinos, dos veces al día, durante 10 minutos en períodos fijos.

* Proporcionar al niño una dieta estricta, rica en fibras (con la adición de algún aceite mineral o compuesto, que propicie la evacuación de los intestinos).

* Buscar el consejo y la orientación de un profesional para superar los múltiples conflictos y problemas emocionales que esta enfermedad puede provocar en en el niño.

* Procurar la cooperación que puede brindar la escuela, en especial, a la hora de manejar adecuadamente las reacciones de los restantes niños ante los accidentes y episodios de incontinencia

Recuerde que el apoyo y la comprensión son necesarios para enfrentar la encopresis y no se olvide de buscar el mejor tratamiento para su hijo.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.