Home » Sin categoría

Hidrocefalia en bebés y su tratamiento

13 Noviembre 2014 No Comment

hidrocefaliaLa hidrocefalia es un aumento excesivo del LCR (líquido céfalo raquídeo) en el interior de la cavidad craneal, en relación con el volumen cerebral, lo que suele llevar a causar hipertensión en-docraneal e incremento del tamaño del cráneo.

Está causada por una hipersecreción (aumento de producción) del LCR, un defecto de reabsorción y, sobre todo, por obstrucción de la circulación de este líquido, que se considera lo más frecuente.

Durante el período neonatal y la lactancia el cráneo crece de forma anormal, con un aumento por encima de la edad del niño, lo cual es apreciable por mediciones periódicas del perímetro craneal y comparándolo en las tablas con los valores, según la edad del niño.

Se produce desproporción craneofa-cial, circulación venosa craneal bastante marcada, desplazamiento hacia abajo y hacia atrás de los pabellones auriculares, el orificio del oído parece una hendidura vertical. También se produce desplazamiento de los globos oculares hacia abajo, y un agrandamiento y abombamiento de las fontanelas craneales.

A partir del primer año se presentan vómitos, cefaleas, vértigos y edema de papila en el fondo del ojo, así como parálisis de determinados nervios craneales.

Diagnóstico

A través de la medición periódica de la presión craneal, ecografía a través de la fontanela, mientras permanece abierta permite tanto el diagnóstico como el control de la evolución de la misma. La monitorización de la presión intracraneal es posible cuando el tamaño de la fontanela anterior es superior a 1 cm por 1 cm.

La radiografía del cráneo evidencia en los recién nacidos la desproporción cráneo-facial y el adelgazamiento del cráneo en niños con fontanela abierta, mientras que en los que la tienen cerrada se aprecian signos radiológicos de hipertensión endocraneal.

La TC y la resonancia magnética son los métodos de elección para el diagnóstico de la hidrocefalia y en ocasiones apuntan su causa. El eco-Doppler valora la repercusión de la hipertensión endocraneal sobre la circulación cerebral.

Tratamiento

Puede ser quirúrgico, farmacológico o de control evolutivo. El quirúrgico es el más efectivo para controlar la hidrocefalia no tu-moral descompensada y consiste en practicar una derivación valvular del LCR, pero no está exenta de complicaciones, algunas bastante graves.

El tratamiento farmacológico se basa en disminuir la producción de LCR con determinados medicamentos, que se emplean sobre todo en los casos que está contraindicada la implantación de una válvula (cirugía).

En ocasiones se recomienda una conducta expectante, ya que en algunas hidrocefalias se produce una compensación espontánea, si bien hay algunos criterios clínicos, bioquímicos y hemodinámicos de autocompensación que harían optar al médico por esta opción.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.