Home » Sin categoría

Hemorragias nasales en la niñez

2 Mayo 2011 No Comment

Es muy común que los niños sufran de una hemorragia nasal o epistaxis después de recibir un golpe en la nariz como resultado de una caída accidental o durante un juego de luchas.

Otras causas de hemorragias nasales en los niños son:
* Sonarse con demasiado vigor
* Hurgarse la nariz con una uña afilada.
* Anemia
* Resecamiento invernal
* Sinusitis

Para detener el sangrado y lograr una curación completa (que dura de siete a diez días), es necesario tomar medidas como la aplicación de remedios caseros y recomendaciones naturales los cuales se presentan a continuación:

 

Medidas para detener las hemorragias nasales
Presionar, con el niño sentado en una silla o en el regazo, la parte suave de de la fosa nasal que sangra y cerrar con un pañuelo desechable o con un lienzo limpio mientras que el niño respira por la boca. Sostener la fosa nasal cerrada con firmeza, durante 10 minutos.

Aplicar paños fríos sobre el puente de la nariz o en la parte posterior del cuello (nuca) mientras se presiona la nariz cerrada. El frío puede constreñir los vasos sanguíneos y ayudar a detener el flujo.

Batir una clara de huevo y añadirle una cucharada de agua de rosas. Empapar, con esta preparación, un trozo de lino y aplicarlo en las sienes dos o tres veces al día.

Lavar un puñado de hojas de ortiga y colocarlos en la batidora por unos segundos. Con el jugo resultante, empapar una bolita de algodón e introducirlo en la fosa nasal que sangra.

Presionar con el dedo, previamente lavado, entre el labio superior y la encía, justo debajo de la nariz.

Hacer inhalaciones de cola de caballo. Para ello, se debe colocar100 gramosde espigas de cola de caballo en medio litro de agua durante 10 minutos. Retirar del fuego y colocar la cabeza ligeramente sobre el vapor.

 

Recomendaciones
Tranquilizar a su hijo. Asegure, primero, que usted conserva la calma, ya que si su hijo ve que usted está molesto y asustado, él también lo estará. Es necesario explicar al niño, con tono de voz calmado, que el sangrado nasal no es serio y que puede detenerlo rápidamente, con su ayuda.

Asegurarse que el niño no se recueste, porque podría ocasionar que la sangre fluya por detrás de la garganta lo cual puede iniciar un ataque de tos e incluso irritar al estómago y causar vómito.

Distraer a su hijo. Para ayudar a su hijo a mantenerse sentado mientras le presiona la nariz, es necesario distraerlo mediante la lectura de sus cuentos favoritos en voz alta o ver juntos la televisión o una película en video.

No sonarse o escarbarse la nariz Después de que el niño tuvo un sangrado nasal, no se le debe permitir que se suene o se escarbe (por lo menos durante la siguiente semana), no importa cuan tapada sienta la nariz, ya que estas simples acciones pueden causar que se inicie nuevamente el sangrado. Si el niño tiene tendencia a introducir su dedo en la nariz mientras duerme, es necesario ponerle calcetines en las manos o guantes a la hora de dormir.

Suspender la actividad física. Una vez detenido la hemorragia nasal, se recomienda que el niño permanezca quieto e inactivo durante varias horas. Luego, durante una semana no debe correr o colgarse boca abajo desde las barras del pasamano. La actividad vigorosa incrementa la presión en los vasos sanguíneos y puede causar que la hemorragia nasal se inicie nuevamente.

Humidificar la casa. Las casas con calor seco también pueden dañar las vías nasales y aumentan las probabilidades de hemorragia nasal. Por ello, se recomienda la utilización de un humidificador para ayudar a las mucosas nasales.

Mantener húmeda las fosas nasales. Cuando el ambiente está seco, es necesario humidificar la nariz de su hijo. Para ello, puede emplear una solución salina con 10 cucharaditas de sal a una taza de agua caliente y ponerla en una botella para atomizador nasal que haya sido lavada. Luego se debe calentar la botella bajo el chorro de agua hasta que esté a temperatura corporal y después se debe hacer tres o cuatro atomizaciones dentro de la nariz de su hijo.

 

Acudir a la sala de emergencias o llamar a su médico si:
* No puede detener el sangrado.
* Los sangrados son frecuentes y duran más de 15 minutos.
* Su hijo tiene problemas para respirar.
* Su hijo ha estado sangrando en otros lugares, como las encías.
* La hemorragia comienza después de un golpe en la cabeza.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.