Home » Guía de salud para la futura madre, Headline - Lo nuevo

Se rompió la fuente ¿Qué hacer?

19 Mayo 2014 No Comment

ruptura de fuentes ¿Que hacer?Normalmente, el rompimiento de la fuente es una señal de que el trabajo de parto ya inició, siempre y cuando el embarazo haya llegado a término.

Se puede romper sin contracciones posteriores o tener contracciones sin que la bolsa se rompa. Conoce los detalles de este proceso para saber cómo actuar cuando te suceda.

¿Cuál es la función de la fuente en el embarazo?

Tu bebé se desarrolla en líquido amniótico dentro de la fuente. Funciona como un salvavidas, pues amortigua sacudidas y contracciones; aminora estímulos externos y le proporciona espacio; también nutre y evacúa secreciones, mantiene su temperatura corporal y lo protege de posibles infecciones vaginales.

¿Y en el momento del parto?

La rotura de la fuente aumenta la eficacia de las contracciones y ayuda a que la cabecita de tu bebé baje y presione el cuello del útero. El líquido que fluye al exterior lubrica el canal del parto para facilitar su salida.

¿Fuente rota equivale a parto inminente?

Lo habitual es que la fuente se rompa cuando has dilatado por completo. Si ocurre así, el nacimiento es inminente. Pero a veces se rompe la fuente sin que dilates, y el parto no progresa. En todo caso, la salida de líquido amniótico por la vagina es motivo para ir al hospital, ya que al perder el líquido que le rodea, tu bebé se encuentra desprotegido.

¿Cómo ocurre?

La fuente puede romperse antes del parto o en la primera fase. El líquido puede expulsarse poco a poco (si es sólo una fisura), de golpe (rotura total) o como un goteo, porque la cabeza de tu bebé hace un tapón. En cualquiera de los casos, no es doloroso.

¿Cómo saber si es líquido amniótico?

Pueden darse dos circunstancias:
> Cuando la bolsa se rompe: notas cómo cae un chorro de agua caliente entre tus piernas (se expulsan entre 500 y 1500 mi de líquido). Es inconfundible.
> Si hay una fisura en la bolsa: pierdes fluido poco a poco. Puedes tener la misma sensación que cuando vas a orinar. Pero el liquido es más claro que la orina, y la pérdida no coincide con un esfuerzo o una necesidad de ir al baño.

El líquido amniótico suele ser transparente> Si su aspecto es turbio (de color verdoso, pardo o amarillo) o desprende un olor desagradable, es posible que esté teñido con meconio (heces del feto). En este caso debes acudir de inmediato al hospital.

¿Puedes comer o bañarte?

Aunque se te haya roto la fuente puedes darte un baño rápido antes de ir al hospital. No es aconsejable que comas hasta que el ginecólogo te haga una revisión, pues tal vez deban ponerte anestesia general, en caso de una cesárea urgente.

En el hospital, ¿qué tipo de control se utiliza?

Cuando se rompe tu fuente la monitorización es interna, colocando un sensor en el útero y otro en la cabecita de tu bebé para checar su frecuencia cardiaca y las contracciones uterinas.

¿Y si no tengo contracciones?

Los especialistas suelen esperar entre 12 y 24 horas a que empiece el parto. Durante este tiempo algunos obstetras optan por administrar determinados antibióticos para proteger al feto de posibles infecciones.

¿Si ta fuente no se rompe espontáneamente?

Si tienes contracciones y no se te rompe la fuente, el ginecólogo puede romperla manualmente. Esta maniobra no se practica cuando el pequeño está muy alto y va a tardar en salir, ya que la rotura artificial produce una repentina reducción del volumen del líquido, lo que aumenta las posibilidades de infección.

¿Cómo se realiza la rotura manual?

El ginecólogo introduce por la vagina, a través del cuello del útero, un instrumento alargado que termina en un gancho, llamado lanceta. Este proceso recibe el nombre de amniotomía y es indoloro para ti y tu bebé.

Nota:

Es importante observar que la fuente se puede romper no sólo al final del embarazo sino en cualquier momento del proceso de gestación. Siempre que se produzca alguna pérdida, acude al ginecólogo o al hospital.

> Tras una prueba médica. Si pierdes fluido después de una amniocentesis o unabiopsia, regresa al centro donde te la practicaron para descartar una infección. El médico te recomendará reposo y, tal vez, antibióticos.

> Hasta la semana 34. Si la pérdida se produce en la segunda mitad de embarazo, antes de que tu bebé sea viable, recibirás un tratamiento basado en antibióticos profilácticos para que no se produzca una infección. Si además tienes contracciones, te prescribirán un tocolítico (un medicamento que las detiene) para evitar que se te adelante el parto.

> Desde la semana 34. En el caso de que se rompa la fuente, quedarás internada en el hospital. Si el médico no encuentra ningún signo de infección, esperará unas 12 horas para ver si se desencadena el parto. Si no, procederá a inducirlo.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.