Home » Featured - Lo más destacado, Psicología infantil

¿Cómo estimular al niño para que habla?

12 diciembre 2014 No Comment

cómo estimular el hablar en los niñosTodos los padres se preocupan por el desarrollo tanto físico como intelectual de sus hijos.

El lenguaje, vinculado con el campo intelectual, es muy importante para la evolución de un niño, ya que, a través de él, podrá nombrar, recobocer y comunicarse con las demás personas; con lo cual irá adquirir los conocimientos y otras habilidades básicas para su desarrollo global.

Es importante saber que el lenguaje se va desarrollando paulatinamente desde que el niño nace, pero es, alrededor de su primer año de vida, cuando comienza realmente a identificar y nombrar, mediante palabras, los objetos (cama, perro, mesa, etc.) y las personas (mamá, papá, hermano, abuelo, etc.)

Sin embargo, muchos padres al observar que su hijo no habla como los demás niños de su edad, tienden a pensar que están sufriendo de algún retraso o problema en cuanto a su desarrollo.

En la mayoría de los casos no se trata de una limitación en los órganos involucrados en el habla, como el oído, la boca, la laringe, faringe, cuerdas vocales y el sistema respiratorio sino más bien de una falta de estimulación.

En estos casos, se aprecia que el niño emite un sonido como “umm, umm” y los padres empiezan a nombrar todo el entorno: “¿quieres agua?”, “¿sopa?”, “¿tetero?”, “¿tienes frío?”, hasta que se calma porque finalmente obtiene lo deseado. Esta situación no permite que el niño vaya desarrollando su habla y cuando llega a la escuela, puede que sufra al no comunicarse adecuadamente como el resto de sus compañeros.

Para evitar esta situación, es necesario que los padres comprendan las diferentes etapas del desarrollo del lenguaje en los niños y cómo debe ser estimulado y que, a continuación, se explica:

Hitos de desarrollo del habla en los infantes:

Entre los 8 y 12 meses

  • Cada vez presta más atención a lo que se dice a su alrededor
  • Responde a peticiones verbales simples
  • Reacciona ante el “no”
  • Utiliza gestos simples, tales como mover la cabeza de un lado a otro para decir “no”
  • Balbucea con entonación
  • Dice “dada” y “mama”
  • Utiliza exclamaciones, tales como “¡Oh-oh!”
  • Intenta imitar palabras

A los 2 años

  • Señala objetos o dibujos cuando alguien se los nombra
  • Reconoce el nombre de personas conocidas, objetos y partes del cuerpo
  • Repite algunas de las palabras que oye en las conversaciones
  • Sigue instrucciones simples
  • Construye frases de dos a cuatro palabras
  • Dice palabras aisladas (ente los quince y los dieciocho meses)
  • Utiliza frases simples (entre los dieciocho y los veinticuatro meses)

A los 3 años

  • Sigue instrucciones de dos o tres pasos
  • Reconoce e identifica el nombre de casi todos los objetos de uso común
  • Entiende la mayoría de las oraciones
  • Entiende las relaciones espaciales (“dentro”, “fuera”, “debajo”)
  • Construye oraciones de cuatro y cinco palabras
  • Sabe decir su nombre, su edad y su sexo
  • Utiliza pronombres (yo, tú, mi, nosotros, ellos) y plurales
  • Los desconocidos entienden la mayoría de las palabras que dice

A los 5 años

  • Recuerda partes de historias o cuentos
  • Habla en oraciones de más de cinco palabras
  • Utiliza el tiempo futuro
  • Explica historias o cuentos más largos
  • Sabe decir su nombre y su dirección

¿Cómo lograr la correcta estimulaciòn del habla en el niño?

En cuanto a la estimulación que debe brindar los padres, se recomienda que éstos se comuniquen con sus hijos constantemente, ya que hablar sólo se puede aprender hablando. Para ello, se puede, por ejemplo, narrar el día de trabajo o al cocinar se puede nombrar cada ingrediente y cada proceso.

Habíale despacio y pronunciando cada letra. Para ello, mirarle a la cara ayuda a enfatizar los gestos, y las inflexiones de voz le transmiten otra información sobre el mundo y las palabras que está aprendiendo. Es importante hablarle aunque no entienda todo.

Escucha. No le interrumpas ni ayudes a completar una palabra cuando se está expresando. Eso hace que se sienta más seguro al hablar.

Aprovecha cualquier ocasión para introducir más vocabulario. Por ejemplo, llevándolo a dar un paseo, señala las cosas que ven y di cómo se llaman. Siempre es mejor que los objetos de los que le hablas estén físicamente presentes para que pueda identificarlos, aunque la lectura es otro elemento clave para incorporar nuevas palabras y conceptos.  Otra forma es utilizar una palabra familiar j en diferentes oraciones para que asocie objetos con sus nombres y contextos.

Muéstrale lo que quieres decir, explicando lo que haces. Por ejemplo, puedes decir: “Ahora nos quitamos los zapatos”, cuando lo haces. “Lo que uno debe hacer es tener mucha repetición”, dice John Massa, terapeuta del lenguaje del Jackson Memorial Hospital en Miami, EE.UU. “Si le están dando leche, uno le debe decir ‘aquí está tu leche’,  ‘toma la leche’; o ‘qué rica está la leche'”.

No le corrijas cuando articule mal una palabra. Es preferible que tú misma repitas la palabra con la pronunciación correcta o busques una ocasión para reforzar la idea sin dañar su autoestima.

Simplifica tu modo de hablar. Puedes gesticular y hacer sonidos para que te comprenda mejor, pero no al punto de usar un lenguaje infantilizado, ya que eso puede llevarle a un aprendizaje erróneo. Recuerda que eres un modelo para él.

Estimula la conversación y las respuestas. Ya sabes interpretar cada uno de sus gestos, pero espera a que pronuncie las palabras; así se esforzará en decir lo que quiere. Y cuando sea un poco mayor, emplea preguntas concretas para que tenga que buscar palabras más precisas que le ayuden a expresar lo que quiere decir.

Sin embargo, se debe acudir al especialista si se observa que el niño, a pesar de la estimulación no logra:

  • Pronunciar palabras simples (como “mamá”) en forma clara o poco clara cuando llega a los 12 a 15 meses.
  • Entender instrucciones sencillas (como “no” o “detente”) a los 18 meses.
  • Decir oraciones breves a los tres años.
  • Contar una historia simple a los cuatro a cinco años.

salud natural y belleza

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.