Home » Headline - Lo nuevo, Psicología infantil

El acoso escolar o bullying

14 marzo 2012 No Comment

Muchos padres observan, con preocupación, que sus hijos han cambiado de conducta. De pronto se han tornados tristes, deprimidos y sus calificaciones, en la escuela, han bajado considerablemente. Entonces, los padres  atribuyen este comportamiento al crecimiento o la entrada a la adolescencia.

Sin embargo, pudiera que el origen de este cambio se encuentre en un trastorno social conocido como Bullying o acoso escolar.

El bullying se refiere al maltrato físico y/o psicológico que pueden estar sufrir tanto niños como adolescentes en su interacción con otros en su ámbito escolar o social y que se puede prolongar por un período de tiempo.

El acoso escolar no es un problema nuevo, pero las estadísticas demuestran que están en crecimiento en los últimos años. De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Groningam, el 15% de niños o jóvenes alrededor del mundo han sido víctimas de bullying o acoso escolar en algún momento de sus vidas.

Existen diferentes tipos de bullying como el físico (empujones, pellizcos, patadas, golpes, etc.), verbal (insultos, menosprecios, burlas, «te), social (aislamiento y falta de consideración) y ciberbullying (envíos constante de mensajes utilizando el celular o móvil e internet para burlar, humillar o avergonzar).

Por lo general, las víctimas de bullying o acoso escolar son niños o jóvenes solitarios y que pasan desapercibido para la mayoría de los compañeros. Sin embargo, son responsables, inteligentes y se preocupan por ayudar a otros compañeros o amigos. Su punto débil es el no saber cómo reaccionar ante insultos o amenazas, mostrándose débiles ante sus compañeros.

Por su parte, los acosadores son usualmente niños populares, que desean demostrar su poder y hacer su voluntad. Sus amigos o compañeros se convierten en victimarios pasivos al observar la situación y no intervenir para cambiarla.

 

Recomendaciones para su prevención

Padres de familia
Establecer en casa una comunicación abierta para que sus hijos sientan confianza de expresar sus temores.
Observar si sus hijos presentan cambios repentinos de conducta especialmente luego de ir a la escuela.

Saber qué hacen los niños (a dónde van, quienes son sus amigos, cuáles son sus intereses, hobbies, etc.)

Mantener comunicación directa con los profesores y motivar a sus hijos a participar en las actividades extracurriculares que se realicen en la misma.

Buscar ayuda profesional en el caso que considere que su hijo está enfrentando acoso escolar.

Maestros y profesores
Establecer reglas claras en la escuela y que todos los alumnos sepan que existen consecuencias cuando no se cumplen especialmente en el caso de bullying. Mantener la disciplina en los salones de clases y supervisar a los alumnos dentro y fuera del salón, en los pasillos, baños, área de juegos, etc.

Estar abierto a las quejas y sugerencias que presenten padres de familia y alumnos.

Independientemente de las causas o los tipos de bullying, los padres y maestros deben siempre estar alertas ante esta situación, ya que, el ignorarlo sólo aumenta el problema y puede acarrear grandes consecuencias para la autoestima del niño o del joven que se encuentra en formación.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.