Home » Guía de salud para la futura madre, Headline - Lo nuevo

Durante el embarazo: Cuidado con la toxoplasmosis

26 Mayo 2012 No Comment

Durante el embarazo: Cuidado con la toxoplasmosisExisten enfermedades que, en una persona sana y normal, no tienen porqué conllevar riesgo alguno, pero en el caso de las mujeres embarazadas pueden resultar peligrosas al comprometer el desarrollo del feto; una de ellas es la toxoplasmosis. Por ello, es esencial la prevención durante el embarazo.

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa provocada por un parásito intracelular denominado Toxoplasma gondii.

Esta parasitosis es generalmente leve, pero en personas con una situación “especial” como aquellos con un sistema inmunológico débil, los ancianos o las mujeres embarazadas puede complicarse.

Cuando específicamente afecta a las embarazadas, el parásito puede atravesar la placenta y afectar al feto, desarrollando una toxoplasmosis congenita en el recién nacido, con efectos muy graves, que incluso pueden derivar en la muerte del neonato.

 

¿Cómo se contagia?
Esta enfermedad se suele transmitir desde los animales a los seres humanos, a través de diversas formas. El hospedador definitivo del toxoplasma es el gato aunque, contrariamente a lo que se cree, no es el foco de contagio principal. Los animales infectados albergan en sus intestinos al parásito, y sus heces contaminan la tierra, el agua y los alimentos originando diversas fuentes de contaminación.

La infección por toxoplasmosis puede producirse al comer carne cruda o poco cocida (aproximadamente en un 50% de los casos).

Otras formas de contraerla son el consumo de frutas y verduras mal lavadas, el agua contaminada, la manipulación de la tierra del jardín o la arena de los gatos. No es normal que se transmita de persona a persona.

 

¿Qué efectos produce sobre el bebé?
El periodo de incubación de la enfermedad es, aproximadamente, de una a dos semanas. La infección suele ocurrir sólo una vez en la vida, dejando a la persona inmune frente al parásito.

En las embarazadas rara vez es sintomática, pero en ocasiones puede aparecer fiebre, mialgia o malestar general, pero, si el feto se encuentra en el primer trimestre puede causar la muerte fetal intrauterina, si está en el segundo trimestre es probable que nazca con malformaciones, y en el caso de que esté al final del embarazo, pueden desarrollar afecciones graves del sistema nervioso central, calcificaciones cerebrales, hepatoesplenomegalia, ictericia, miocarditis, entre otros.

 

¿Cómo saber si se ha padecido o se está sufriendo de toxoplasmosis?
Para saber si se ha padecido esta enfermedad, es necesario efectuar un análisis de sangre que indicará la presencia de anticuerpos específicos.

Si el resultado es positivo, es recomendable efectuar un nuevo análisis en dos o tres semanas y enviarlo a un “laboratorio de referencia de toxoplasmosis”, que confirmará los resultados iniciales y permitirá conocer una fecha aproximada de la infección.

Una vez que un organismo tiene anticuerpos contra la toxoplasmosis queda inmunizado contra la enfermedad. Por ello, se recomienda a las mujeres que estén planeando quedarse embarazadas, que se hagan con anterioridad una prueba de anticuerpos de toxoplasmosis.

En el caso de que se detecte el problema durante la gestación, se debe tratar con un antibiótico que reduzca el riesgo de transmitir la enfermedad al feto; y realizar una amniocentesis para determinar si el bebé ha sido infectado. También se deben hacer ecografías durante el embarazo para constatar que no haya anomalías.

 

¿Cómo puede prevenirse la toxoplasmosis?
Una mujer embarazada sin anticuerpos para la toxoplasmosis debe extremar las precauciones, para reducir la probabilidad de contraer la enfermedad. Para ello, se recomienda lo siguiente:

  • Cocinar adecuadamente las carnes de forma tal que estén bien cocidas sin el color rosado.
  • Lavar con agua y jabón los útiles de cocina, encimeras, y las manos después de manipular carne cruda.
  • Evitar comer carne curada, en sal o ahumada.
  • No consumir leche sin pasteurizar.
  • Lavar y pelar las frutas y las verduras antes de consumirlas.
  • No tocarse la boca, la nariz, ni los ojos mientras se prepara la comida y lavarse siempre las manos antes de comer.
  • Proteger la comida de los insectos.
  • Tomar agua envasada en los viajes.
  • Pedir a otra persona que limpie la caja de arena si se tiene un gato y alejarlo de la zona de cocinado.
  • Utilizar guantes siempre que se trabaje con tierra o en el jardín.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.