Home » Featured - Lo más destacado, Headline - Lo nuevo

Cuando el hijo quiere ayudar en la cocina

1 mayo 2011 No Comment

Muchos niños y niñas se interesan por la cocina al observar a sus madres y luego, en la escuela, mediante la enseñanzas que se facilitan sobre alimentación y nutrición.

La cocina ofrece a los niños la posibilidad de mejorar su autonomía, madurar su sentido de la responsabilidad y reforzar su autoestima, todos ellos elementos esenciales para el desarrollo de la personalidad y a la vez la permite tomar conciencia, desde temprano, sobre la importancia de una alimentación balanceada.

Sin embargo, el niño debe estar seguro en esta área de la casa y en la realización de tareas relacionadas con la cocina.

Desgraciadamente, no resulta muy difícil hacerse daño en la cocina. No obstante, es suficiente con adoptar unas medidas preventivas y vigilar atentamente a los pequeños para limitar los riesgos a la mínima expresión.

Cortes. Los más peligrosos son los alimentos duros y más difíciles de cortar, porque obligan a los niños a realizar esfuerzos que dificultan el control del cuchillo. Es mejor que sean los padres quienes se ocupen de estos alimentos, sobre todo si los niños son pequeños. Los grandecitos pueden ayudar, siempre y cuando estén controlados en todo momento por los padres, a la hora de cortar ingredientes suaves, por ejemplo, una operación que puede realizarse con cuchillos poco afilados.

Quemaduras Los más pequeños deben mantenerse alejados de los fogones. Hasta los 8-9 años, la madre o el padre son quienes tienen que encender los quemadores, cocinar y retirar las sartenes.

A partir de los nueve años, los niños pueden preparar sus primeros platos en la sartén, si bien únicamente salteando los alimentos con un poco de aceite y siempre bajo la supervisión de los adultos. Asimismo, resulta conveniente que los niños desempeñen sus funciones lejos de las ollas de agua hirviendo, las cuales deberás colocar en los quemadores situados al final de la estufa.

Electricidad Se empieza usando los pequeños electrodomésticos, como la batidora o el exprimidor. Deben utilizarse con las manos bien secas y con la ayuda de mamá o papá.

Riegos de caída Si la altura del pequeño ayudante de cocinero no le permite llegar a la mesa, hay que preparar para él una superficie de trabajo más baja, antes que recurrir a la silla para elevar la altura del niño.
Cuidado con el suelo sucio: es preciso limpiar y secar de inmediato las posibles manchas de agua, aceite, harina o cualquier cosa que caiga al suelo. De esta manera, evitarás los peligrosos resbalones.

Infecciones alimentarias Importante también es la limpieza. De hecho, la mayoría de las infecciones alimentarias están provocadas por la escasa higiene empleada en la conservación y en la preparación de los alimentos. He aquí algunas reglas:

• Lávate bien las manos y quítate los anillos y las pulseras.
• Colócate una gorra o un gorro de cocinero. Los venden incluso de papel y favorecen la puesta en escena, dan vistosidad y evitan la caída de cabellos en la comida.
• Utiliza un delantal limpio, para no mancharte la ropa.
• Prepara la superficie de trabajo con los elementos esenciales (ingredientes y utensilios) bien limpios o esterilizados.
• Ten a la mano un recipiente para tirar los desperdicios de comida, así como cascaras y semillas.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.