Home » Featured - Lo más destacado, Headline - Lo nuevo

Cuando un niño no debe ponerse ciertas vacunas

27 Agosto 2011 No Comment

Las vacunas son la mejor prevención contra muchas enfermedades. Por ello, resulta conveniente que los hijos y los padres posean una protección completa mediante la vacunación.

Usualmente, las vacunas no provocan reacciones severas en la mayoría de los niños. Sin embargo, hay casos en que no se recomienda administrar determinada vacuna debido a las consecuencias negativas que podría tener en la salud del niño. A continuación se detallan algunos de estos casos:

Vacuna para la difteria y tétanos
Si el niño tuvo una reacción severa (urticaria, erupción petequial o shock anafiláctico) con una dosis previa de esta vacuna, no se recomienda revacunarlo.

Igualmente, si el niño o niña tuvo fiebre de 105° Fahrenheit (40.5° centígrados) o más, se desmayó o tuvo un colapso después de administrarle la primera dosis, el padre deberá considerarlo con mucho cuidado antes de administrarle una nueva dosis que contenga los mismos componentes.

Vacuna para la tos ferina
Si el niño o niña ha tenido convulsiones antes de ponerse la DTP (o la DTPa), es posible que el pediatra prefiera retrasar el momento de administrarle el componente P o Pa de esta vacuna hasta que sepa cuál es la causa de este tipo de episodios y pasen por lo menos seis meses de no tener convulsiones.

Si el niño tuvo una reacción adversa seria a una dosis previa de esta vacuna, debe considerarlo con mucho cuidado antes de administrarle una nueva dosis. Las reacciones adversas serias incluyen fiebre alta de 105° Fahrenheit (40.5° centígrados o más), convulsiones, gritos o llanto persistente y agudo, y colapso.

Vacunas contra la varicela
Aunque la vacuna contra la varicela no causa problemas en la mayoría de niños, hay ciertos sectores de la población, como los niños inmunodeprimidos o las mujeres embarazadas, que tienen mayor riesgo de desarrollar problemas graves y, por lo tanto, no deben ponérsela.

El pediatra indicará si el niño pertenece a alguna de las categorías de alto riesgo y, por lo tanto, no se le debería administrar la vacuna contra la varicela.

Vacunas contra el sarampión y de paperas
Debido a que estas dos vacunas contienen una pequeña cantidad de proteínas extraídas del huevo, existen opiniones encontradas sobre si se le deben o no administrar a un niño sano que sea muy alérgico al huevo.

En estos casos, el pediatra puede consultar a un especialista en alergias o en el sistema inmune para que le aconseje, si es conveniente vacunar al niño.

Se recomienda administrar dos dosis de estas vacunas antes de la adolescencia (entre los once y los doce años).

Vacuna contra la rubéola
Todos los niños sanos que no sean muy alérgicos a la neomicina deben ponerse dos dosis de esta vacuna antes de la adolescencia. No debe administrarse a mujeres que estén embarazadas.

Vacuna contra la influenza
Las vacunas contra la gripe se elaboran con proteínas extraídas del huevo, por lo que no se deben administrar a aquellos niños alérgicos al huevo.

Vacunas elaboradas con virus vivos (como por ejemplo polio)
A un niño inmunodeficiente o inmunodeprimido no se le debe administrar ninguna vacuna elaborada con virus vivos atenuados.

Sin embargo, es importante consultar con el pediatra para evaluar los riesgos y ver alternativas, ya que podría ser más peligroso para un niño infectado por el VIH el propio sarampión que ponerse la vacuna contra dicha enfermedad.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.