Home » Guía de salud para la futura madre, Headline - Lo nuevo

Cuál es la mejor edad para tener un bebé

17 Junio 2012 No Comment

Cuál es la mejor edad para tener un Cuando algunas mujeres piensan en cuál es la mejor edad para tener un bebé, surge, en sus mentes, una serie de preguntas relacionadas con su vida profesional, su estabilidad económica, las ayudas con las que se cuenta, la edad, entre otras.

Todo ello se convierte en un verdadero cálculo aritmético de sumas y restas y que causa, muchas veces, una gran preocupación.

A continuación, se presenta algunos aspectos que son necesarios tomar en cuenta a la hora de decidir a qué edad tener un bebé:

 

La edad de la futura madre y el aspecto biológico

Es importante observar que, desde un punto de vista estrictamente biológico, la mujer alcanza su mayor fecundidad entre los 16 y los 28 años, con un pico a los 20. En esta fase de la vida, la regularidad del ciclo ya se ha conseguido y, en consecuencia, la de la ovulación.

Además, la energía física y psíquica se encuentran en el máximo nivel y todavía no han aparecido, en la mayoría de los casos, enfermedades que interfieran en la fertilidad, como los fibromas o la endometriosis.

Numerosos estudios confirman que la mujer tiene un primer descenso de la fertilidad alrededor de los 30 años, un segundo, en torno a los 35, y un tercero, a partir de los 40.

 

La edad de la futura madre y la salud

Los defectos genéticos son una preocupación constante en la mujer mayor de los 35 años y en especial en lo referente al síndrome de Down. Mientras que a los treinta la posibilidad puede ser de uno en 885, este aumenta a uno en 365 a los treinta y cinco años y de uno en 110 a los cuarenta. Sin embargo, sigue siendo un riesgo de menos del uno por ciento, y una gran proporción de mujeres mayores de treinta y cinco tiene bebés completamente normales.

Otros aspectos de la salud que suelen causar ansiedad en la mujer mayor de 35 años que desea tener un bebé son: La diabetes gestacional, la hipertensión arterial, venas varicosas y coágulos sanguíneos, pero con buen cuidado antes y durante la gestación, y si la madre hace todo lo que está a su alcance para vivir saludablemente, tales inconvenientes pueden reducirse en gran medida y, por lo general, tratarse fácilmente.

Muchas de las mujeres que optan por ser madres “tarde” en la vida son conscientes de su salud y han seguido patrones sabios de alimentación y ejercicio por varios años. Entienden la necesidad de una vida equilibrada, aunque algunas son extremadamente ambiciosas y pueden abandonar la idea del descanso y la relajación.

 

La edad de la futura madre y el aspecto psicológico

Desde el punto de vista del aspecto psicológico y social de la mujer, existen otros variables que entran en juego y que puede complicar la determinación de la mejor edad para tener un bebé.

A mayor edad, emocionalmente la mujer es más madura y más capaz de manejar los altibajos de la maternidad, pues esta se consolida en la confianza y en la solidaridad que el tiempo puede brindar.

También se requiere tomar en cuenta la relación de pareja y el grado de madurez alcanzado por el hombre.

 

La edad de la futura madre y el trabajo

Es evidente que las mujeres de hoy en día se enfrentan a una especie de “ultimátum” social entre la maternidad y el trabajo, puesto que conseguir conciliar los tiempos de ambos aspectos resulta todo un desafío más aún si existe inestabilidad laboral y pocas oportunidades.

Por consiguiente, si hasta ayer la idea clave era “conseguir estabilidad” y después pensar en los hijos, ahora esta situación no siempre se puede conseguir. De hecho, en muchos casos, el puesto fijo nunca llega y la carrera profesional está plagada de contratos temporales, colaboraciones y cambios de trabajo. En otras palabras, en la actualidad, es más difícil identificar un momento laboral adecuado para tener un hijo.

Por lo tanto, los factores determinantes son otros: el deseo de ser madre, la sintonía con la pareja y la energía física. Las mujeres han empezado a entender que la construcción del futuro por etapas rígidas (estudios, trabajo, matrimonio e hijos) ya ha dejado de funcionar.

Es importante observar que para las mujeres con contrato indefinido resulta más fácil planificar las cosas. En estos casos, se recomienda evitar tener un hijo inmediatamente después de un período de prueba o de un ascenso. Lo ideal es esperar al menos un año y medio, un intervalo necesario para construir algo y para hacerse apreciar. En cambio, las trabajadoras autónomas deben valorar la relación costo-beneficio, y valorar las relaciones profesionales que se han emprendido, así como sus recursos económicos.

Independientemente la edad que se tenga, la madre que trabaja no le resulta fácil combinar ambos papeles. De este modo, la alternativa es organizar una red de apoyo (abuelas, tíos, etc), solicitar más implicación por parte de la sociedad y obtener una mayor colaboración por parte de los hombres, y entre las propias mujeres.

Sólo valorando los aspectos arriba mencionados es que cada mujer puede determinar cuándo la maternidad le resulta más conveniente, ya sea a los 20, a los 30 o a los 40 años.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.