Home » Psicología infantil

Debe preocuparse si su hijo se chupa el pulgar?

8 Mayo 2011 No Comment

Muchos padres de familia se preocupan cuando observan que sus hijos o hijas empiezan a chuparse el pulgar o algún otro dedo.

Esta acción es muy común y normal en los bebés (incluso antesde nacer), y tiene un efecto calmante y relajante.

Usualmente, más de la mitad de los niños que se chupan el pulgar dejan de hacerlo alrededor de los seis o siete meses de edad y sólo los padres deben mostrar motivos de preocupación si esta acción se prolonga durante demasiado tiempo (después de cumplir los cinco años de edad) o si la persistencia del hábito empieza a deformar la boca (alteraciones estructurales en el paladar) o la alienación de los dientes del niño.

Es en este momento es cuando usted y el dentista del niño podrían empezar a preocuparse. También es cuando a su hijo le pueden empezar a afectar los comentarios hirientes de sus compañeros de juego, hermanos y parientes. Si esto le preocupa, consulte al pediatra.

El doctor le recomendará, como primer paso, que para que su hijo deje de chuparse el dedo que sea él mismo quien quiera erradicar el hábito y participar de lleno en el tratamiento. Sin su voluntad, puede que resulte difícil este proceso.

Las técnicas que se suelen utilizar en estos casos empiezan con recordatorios suaves por sus amigos o familiares.

Si estos recordatorios no surten efecto y su hijo sigue queriendo erradicar el hábito, es posible que el pediatra le recomiende utilizar algún estímulo desagradable que le recuerde al niño que no debe chuparse el dedo.

Para tal fin se puede:
* Impregnar el dedo de una sustancia amarga
* Cubrir con una tirita
* Utilizar un capuchón o un cilindro de plástico ajustable
* Colocar un dispositivo en el codo que le impida doblarlo para que no se pueda acercar el dedo a la boca.

Es importante, antes de utilizar cualquiera de estos métodos, explicar a su hijo que éstos tienen como objetivo evitar que se chupe los dedos.

Sin embargo, si éstos les provoca ansiedad o tensión excesivas, debe interrumpir el tratamiento, ya que presionar demasiado a un niño para frenar este tipo de conductas probablemente le hará más mal que bien, e incluso estos niños, tarde o temprano, suspenden el hábito por si mismos.

Vínculos patrocinados

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.