Home » Headline - Lo nuevo, Sin categoría

Bruxismo en los niños ¿Qué hacer?

28 Enero 2014 No Comment

bruxismo infantilEl  bruxismo, llamado  también charrasqueo o rechinamiento de los dientes, cada día se observa más en niños y jóvenes. Se estima que hasta un 40% lo puede sufrir sin distinción de sexo, presentándose en diferentes grados de severidad.

Los  niños   con  bruxismo aprietan sin control los dientes. Esto ocurre con mayor frecuencia en el área de las molares, desgastándolos o fracturándolos.  

Simultáneamente tienen una contracción rítmica, repetitiva y violenta de los músculos masticatorios, dando como resultado un rechinamiento audible difícil de reproducir al estar despierto. Normalmente sucede en tos del sueño y cesa cuando éste es más profundo.

El bruxismo en niños ha sido muy controversial. Se le atribuyen muchos trastornos, desde situaciones de estrés y mala mordida, hasta alergias y deficiencias nutricionales. Antiguamente nuestras abuelas atribuían este problema a la presencia de parásitos o lombrices. Sin embargo, hoy en día, sabemos que es de etiología multifactorial y la relación causa-efecto es inexistente.

Actualmente hay suficiente información, definiendo el bruxismo como una actividad parafuncional caracterizada por rechinar o apretar con los dientes, cuya etiología es parte de una respuesta a diferentes estímulos pudiendo dividirse en los siguientes factores:

• Factores morfológicos, que se refieren a las alteraciones en la oclusión dental o la mordida con posibles problemas de la articulación temporomandibular (ATM).

• Factores   fisiológicos, que se refieren a una alteración en el sistema nervioso o alteración quimica cerebral.

• Factores psicológicos, que se relacionan con desórdenes psicosomáticos de ansiedad y problemas de sueño.

Algunos estudios sugieren que puede haber una predisposición genética al bruxismo, pero es poca la evidencia de factores genético – hereditarios. De acuerdo con la Associated Professional Sleep Societies, los niños en edad preescolar que padecen bruxismo infantil son más propensos a ser introvertidos y a tener problemas en la escuela.

De acuerdo con las características clínicas particulares, se presentan diferentes tipos de bruxismo y su causa puede ser conocida o desconocida. Sea cual sea la esta, se puede realizar durante el día o durante la noche. De aquí la nominación de bruxismo diurno y de bruxismo nocturno, y su clasificación, además, como bruxismo primario y secundario.

El bruxismo primario, o idiopático, corresponde al apretamiento diurno y al bruxismo del sueño cuando no se reconocen problemas o causas médicas. El bruxismo secundario, también denominado “iatrogénico”, corresponde a formas de bruxismo asociadas a problemas neurológicos, psiquiátricos y efectos en la administración de drogas.

Sin embargo, debemos tener en cuenta, que en los niños también tenemos desgastes en los dientes y en los molares, que son naturales o funcionales en la dentición temporal a la edad de los 4 a 6 años. Estos desgastes se generan por la necesidad de buscar una oclusión estable durante el crecimiento de los maxilares.

Los dientes temporales se desgastan permitiendo el libre avance de la mandíbula y una mejor mordida. Si la dieta del niño es más abrasiva y hay más trabajo durante la masticación habrá cierto desgaste natural en sus dientes que permitirá el mejor desarrollo de la mandíbula adoptando la posición adecuada en su crecimiento. Estos desgastes en los dientes van a presentarse más o menos fuertes, dependiendo de la dureza del esmalte y la fuerza masticatoria que se ejerza.

¿Qué consecuencias tiene el bruxismo?

En el caso del niño o jóvenes, este trastorno puede pasar inadvertido y los desgastes pueden ser exagerados. Por lo general son los padres o hermanos que se quejan del sonido o charrasqueo. Y luego de este primer síntoma, se empieza a observar la pérdida de esmalte. Pueden presentar marcas de dientes en la lengua y daños en la parte interior de las mejillas y además dislocación de la articulación temporo-mandibular(ATM).

Lo importante es hacer un buen diagnóstico integral y considerar los signos y síntomas analizando no solamente su salud bucal, sino su salud general. Las consecuencias del bruxismo son múltiples, siendo la más común el desgaste de los dientes.

El desgaste del diente provocado por el bruxismo produce la pérdida del esmalte y la exposición de la dentina en la superficie. Esto puede generar una hipersen-sibilidad dental a los alimentos fríos o muy calientes donde también los dientes se pueden fracturar.

Otra consecuencia es la alteración del sueño. El bruxismo, sobre todo en adolescentes o adultos, puede causar daños y dolor en la articulación temporomandibular, en los músculos de la cara, dolor de oído y del cuello con disfunción permanente. Inclusive, en casos severos, el bruxismo afecta la estética facial.

¿Qué tratamiento hay para el niño bruxista?

Los tratamientos del bruxismo se basan según las necesidades del caso y la edad. Su objetivo es reducir el dolor, prevenir daños mayores dentofaciales y disminuir el comportamiento de bruxar los dientes, aunque muchos autores coinciden que no hay una cura específica.

Entre los tratamientos tenemos: el ajuste oclusal o de mordida, el tallado selectivo de los dientes al contacto, los topes y reparación de los desgastes dentales, aparatos de ortopedia maxilar u ortodoncia, y si hay dolor muscular se recomienda fisioterapia.

La férula o guarda bucal, hecha de aerifico que se ajusta a los dientes y se coloca por la noche para evitar el desgaste de los dientes, es comúnmente utilizado en adultos; pero estas férulas son utilizadas con menor frecuencia en el niño debido a los constantes cambios durante el crecimiento y desarrollo. Si el niño tiene un problema emocional necesitará manejo psicológico y puede llegar a necesitar tratamiento farmacológico.

También se recomienda cambios conductuales. En algunas personas, la relajación y la modificación de los comportamientos diarios son suficientes para reducir el bruxismo nocturno. Es importante establecer un ambiente de sueño favorable, agradable y tranquilo en el niño, con un baño relajante antes de ir a dormir. Se recomienda que el menor no haga ejercicios extenuantes, ni que vea programas de violencia en la televisión. Y cuando duerme y se observa que está bruxando, se recomienda cambiarlo de posición.

Aunque en los niños el bruxismo puede desaparecer con el tiempo, también puede prevalecer, y al detectarse temprano se puede ayudar a prevenir daños permanentes en el adulto.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.