Home » Headline - Lo nuevo, Otros temas del embarazo

Por qué la embarazada siente antojo y cuál es su función?

15 Junio 2015 No Comment

antojoLa gran mayoría de las embarazadas tienen antojo (entre el 65 y el 90%), pero en realidad ¿Qué son? Los antojos se manifiestan como un deseo repentino eirrefrenable por comer un alimento determinado.

No se sabe a ciencia cierta cuál es la razón por la que el cuerpo se antoja de algunas comidas específicas.

Diversos especialistas indican que se debe a los cambios hormonales que se producen en el organismo durante el embarazo mientras que otros señalan que los antojos tienen que ver con carencias a nivel de nutrición, y que surgen para compensar una necesidad alimenticia.

Lo que la mayoría sí está de acuerdo es que los antojos deben ser satisfechos siempre que se sienta la necesidad, excepto si existen graves problemas de salud o de sobrepeso.

El antojo: Una mirada más de cerca

Con las alteraciones hormonales, la placenta empieza a producir algunas hormonas que pueden provocar en el organismo una serie de fenómenos de adaptación, entre los que se encuentran las náuseas, la sensación de saciedad gástrica, la falta de apetito y el denominado “estado gastronómico de sueño”, que puede estar directamente relacionado con la manifestación de los antojos, puesto que implica un cambio desordenado en los deseos alimenticios.

Este fenómeno puede dar lugar a que ciertos alimentos, que hasta el momento se había degustado sin problemas, se vuelvan insoportables (usualmente el pollo, los huevos, las verduras, el pescado y la pasta) o deseables.  Por lo general, los antojos más comunes son:

Bebidas gaseosas.
■ Hielo.
■ Frutas ácidas.
■ Carnes grasosas.
■ Alimentos fritos y condimentados.
■ Chocolate y dulces.
■ Café.

Cuáles antojos se pueden permitir y cuáles no?

La dieta de la embarazada ha de ser variada y equilibrada, con importante aporte de frutas y verduras, lácteos, pescados y carnes bajas en grasa, evitando de forma absoluta el tabaco.

En cuanto a los dulces, se puede comer, pero con moderación. Especialistas en nutrición y ginecólogos opinan que se puede comer con tranquilidad pasteles hechos en casa y otros dulces caseros, aunque siempre sin exagerar y en las cantidades adecuadas.

Con relación a los alimentos salados, elevan las concentraciones de sales en el organismo, expandiendo, así, el volumen del plasma. No obstante, debido a que el sodio puede elevar la presión arterial, las mujeres hipertensas deben consultar con su médico.

En el caso de las gestantes con sobrepeso, es aconsejable limitar el consumo de dulces y dar preferencia a alimentos menos grasos y poco calóricos, aunque no por ello menos agradables al paladar, como, por ejemplo, la fruta de estación y las verduras. En general, es aconsejable reducir el consumo de alimentos fritos, salsas demasiado grasas o elaboradas, dulces sofisticados y bebidas gaseosas, con exceso de azúcar y calóricas. 

Conoce remedios caseros para controlar los antojos durante el embarazo

¿Qué pasa cuando el antojo se prolonga por demasiado tiempo o siempre está dirigido hacia el mismo sabor o alimento?

Según varias investigaciones, esta situación pudiera tratarse de una señal del organismo para expresar una carencia o el inicio de un trastorno fisiológico.

Aunque también podría tratarse de una necesidad psicológica, ya que la gestación es una etapa que puede incrementar el deseo de la mujer de sentirse protegida y mimada, especialmente por su compañero y es que el embarazo puede generar sentimientos de inseguridad o ansia, por lo que un “antojo” alimenticio es, a veces, una compensación frente a esa precariedad psicológica.

Sin embargo, algunas sienten deseos de comer cosas que pueden no ser sanas o seguras. Por ejemplo, tierra, arcilla, hielo, escarcha del congelador, fósforos quemados, cenizas de cigarrillo, carbón o bolas de naftalina. El gusto por sustancias no comestibles se llama pica. Comer estas cosas no es bueno para la salud de la madre  ni para el bebé. Esas sustancias pueden reemplazar nutrientes importantes o ser peligrosas para el bebé.

En este caso, es necesario que se consulte con el ginecólogo o psicólogo para encontrar la causa y su solución.

Los padres también tienen antojos?

La ansiedad y el miedo de la embarazada son “transmitidos” a algunos futuros padres. Un estudio dirigido por la doctora Anne Storey, dela Universidad Memorial, de Canadá, ha demostrado que los hombres también sienten irrefrenables deseos de algún alimento. Se realizó un seguimiento clínico a 34 matrimonios que esperaban un hijo.

Entre las conclusiones del estudio destaca que se percibió una variación hormonal, tanto en las mujeres embarazadas como en sus respectivas parejas. Por supuesto, los resultados eran totalmente normales (y predecibles) en las mujeres: suelen presentar aumentos en las siguientes hormonas: prolactina (influye en la lactancia), cortisol (relacionada con el estrés) y estradiol (refleja los cambios en el aparato reproductor). Sin embargo, también se observó cambios en los hombres con elevados niveles de cortisol, estosterona y prolactina.

Los investigadores explicaron que las alteraciones hormonales de los hombres provienen del hipotálamo, una parte del cerebro que se encuentra estrechamente relacionada con los sentidos y el ambiente exterior; una zona, por lo tanto, muy influenciable por los estados psicológicos de la persona.

Por ello, el hombre ante el embarazo de su mujer puede sentir también antojos, ya que es un estado que lo afecta y puede determinar toda la segregación hormonal debido a la situación de ansiedad a que también se enfrenta.

salud natural y belleza

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.