Home » Headline - Lo nuevo, Psicología infantil

10 claves para educar a un hijo único

14 marzo 2012 No Comment

Según estudios realizados, el número de hijos por pareja está disminuyendo considerablemente alrededor del mundo. En muchos países donde el promedio era tres hace 30 años ahora es sólo uno.

Esta situación se debe a diferentes factores como la planificación familiar, la mayor presencia de la mujer en el mundo laboral, problemas económicos, la alta tasa de divorcios y el hecho de que cada vez se formen parejas a edades más maduras lo que retrasa la toma de decisiones en cuanto a tener hijos.

Por esa razón, en la actualidad el tema de los hijos únicos está ganando cada vez mayor relevancia. En este sentido, muchos padres de familia se preguntan cómo deben educar a sus hijos únicos.

Es importante observar que tradicionalmente a los hijos únicos se les consideran caprichosos, consentidos, egoístas y hasta pequeños tiranos.

Sin embargo, es necesario señalar que este comportamiento no es exclusivo de ellos, sino que también se puede presentar en familias de varios hijos. Todo dependerá de la forma cómo los padres educan e imparten disciplina a sus hijos sean únicos o no.

 

Recomendaciones sobre cómo educar a los hijos únicos
A continuación algunas ideas y sugerencias para los padres de los hijos únicos:

Evitar los caprichos. Los padres deben enseñar a sus hijos que la vida está llena de renuncias y que, además, de recibir hay que saber dar y que no siempre se tiene la razón. De esta formase puede evitar que el niño se convierta en una persona caprichosa y consentida. Lo ideal es que ya a partir de los 12 meses se comience a establecer unos límites: hay que irle enseñando lo que puede y no puede hacer y, especialmente, dejarle claro que sus llantos no son un arma infalible para tener acceso a sus caprichos.

Socializarlo cuanto antes. Es necesario que los padres del hijo único lo pongan en contacto, lo antes posible, con otros niños, ya sean de la familia o del colegio. Así, es importante que el niño se integre en la guardería o en la escuela a edades tempranas y que se le anime a jugar con otros niños, incluso en casa, invitando a amiguitos de vez en cuando, con los que pueda aprender a compartir diversiones. La relación con otros niños es primordial.

Establecer horarios y rutinas. Se debe enseñar al hijo único que, aunque sea el niño de la casa, debe cumplir en cuanto a los horarios y las comidas.

Respetar y aceptar sus fallos. Es importante que los padres comprendan que aunque se esfuercen en su educación, los niños, únicos o no, son niños y, por tanto, cometen fallos y son proclives a las travesuras. La rigidez excesiva no les beneficia. Hay que dejarle que viva plenamente su infancia y no caer en la tentación de tratarle como a un adulto. En ese sentido, se debe evitar decirle a todas horas frases como: «No hagas», «no toques», «te vas a hacer daño», ya que ello puede incrementar la sensación de inseguridad.

Animar a que siga sus propias inclinaciones y fomentar su creatividad. Los padres deben permitir que su hijo pueda manifestar con plena libertad sus gustos y preferencias y no que sea una réplica de aquéllos de los padres.

Aplicar disciplina cuando sea necesario Los padres deben regañar y castigarle cuando sea necesario y, sobre todo, no sentirse culpables por ello. Todos los niños necesitan límites, sean únicos o pertenezcan a una familia numerosa.

Buscar actividades deportivas y aquellas que permitan al niño competir y compartir experiencias con otros niños de su misma edad El objetivo es enseñarle a compartir, a perder, a luchar por lo que quiere y, también, a tener en cuenta los sentimientos de los demás

No ser posesivos con él. Los padres deben dar libertad a sus hijos únicos para que disfruten de su propio mundo. Una opción muy recomendada es permitir que el niño asista a campamentos o colonias escolares. Es muy importante que compruebe que puede desenvolverse por sí mismo cuando sus padres se encuentran a muchos kilómetros de distancia.

No darle todo fácil Es importante darle responsabilidades. Si tiene todo demasiado fácil, a desarrollar las habilidades necesarias para luchar por aquello que le interesa.

Valorarlo en su justa medida Evitar elogios como “Eres la más bonita” o “eres el más inteligente”. Se pueden sustituir por otras apareciaciones que establezcan sus cualidades tales como: “saliste muy bien en tus calificaciones, sigue así” o “qué linda te ves”.

Deja un comentario!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.